El heroico comandante Prado de los Bomberos de Matagalpa

Alberto Prado Aráuz es uno de los cofundadores del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Matagalpa. Ha prestado servicio en múltiples tipos de emergencias. El terremoto de 1972 y el Huracán Mitch en 1998, marcaron su vida. Su nombre le fue dado a la estación de bomberos en el municipio de San Ramón

Ayudando con unos amigos a apagar un conato de incendio en una sastrería, al centro de la ciudad de Matagalpa, Juan Alberto Prado Aráuz supo que su vocación era servir y ayudar en ese tipo de emergencias, por cuanto los bomberos tenían que llegar desde Managua. Un trecho de casi 130 kilómetros y mucho tiempo para llegar.

Le puede interesar: Matagalpa frena racha histórica de los Leones

Prado recuerda que un par de meses después hubo otro incendio “más fuerte” en un beneficio de café, a la orilla del río Grande, donde también ayudó a apagar el fuego. Los bomberos de Managua llegaron a las 3:00 p.m. y sugirieron que una ciudad creciente y pujante como Matagalpa, debía contar con su propia estación para atender más rápido las emergencias.

Transcurría el año 1963. Alrededor de 10 personalidades de Matagalpa, incluyendo a Julio Morales Orúe, Antonio Corriols, entre otros, se reunieron para conformar el Cuerpo de Bomberos y “nos preguntaron si queríamos ser bomberos voluntarios, que era para el bien de toda una ciudad”, relata Prado.

Así surgió el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Matagalpa (CBVM). Prado junto a Raúl Santiago Mairena Rosales, José Guillermo Gómez Avilés, Orlando Orozco, entre otros, estuvieron entre los voluntarios fundadores.

Comandante Prado Aráuz
El comandante Juan Alberto Prado Aráuz muestra el reconocimiento como miembro de la Brigada Heroica del 23 de diciembre de 1972. © Mosaico CSI

Los bomberos de Matagalpa empezaron su labor de servicio con diez baldes, un rollo de mecate, una manguera de dos pulgadas, algunas palas y una docena de machetes, que les regalaron los bomberos de Managua.

Comandante Prado: cinco veces jefe

El cuartel del CBVM estuvo primero en el Club de Obreros de Matagalpa y luego en el Club de los Extranjeros. Morales Orúe fue el primer comandante en jefe y uno de los principales benefactores de la institución. Prado, con el rango de comandante, ha sido nombrado jefe de la institución en cinco períodos distintos.

También puede leer: Creencias de la Semana Santa que van desapareciendo

Los voluntarios construyeron con sus propias manos el actual cuartel en la Avenida del Río Grande. Trabajaban de noche, después de cumplir con sus empleos formales. Orozco dirigió la obra que fue concluida en 1975.

Prado recuerda que la primera unidad que les facilitaron los bomberos de Managua fue una a la que bautizaron como La Panzona y luego compraron otra a la que llamaron Rubén Darío.

Ayudar en las emergencias por el Terremoto de Managua en diciembre de 1972 y en las provocadas por el Huracán Mitch en 1998, marcó la vida del comandante Prado.

“El terremoto nos dejó una secuela muy grande en nuestros corazones, porque llegar a ver una ciudad tan destruida, caída, ver muertos por todos lados, ver gente corriéndose como loca, ver niños que pedían, que lloraban”, dice Prado Aráuz, quien recibió después un reconocimiento como miembro de la llamada “Brigada Heroica del 23 de diciembre de 1972”

Además: Colegio San Luis realiza Viacrucis por los migrantes

“Me llevo esto en mi corazón”, afirma el comandante Prado Aráuz, quien es también gestor y fundador de las estaciones de bomberos voluntarios en diferentes municipios del departamento.

El Cuerpo de Bomberos Voluntarios de San Ramón había sido llamado comandante Alberto Prado.

Vida familiar del comandante Prado

Juan Alberto Prado Arauz, nacido en Matagalpa en 1938, es el segundo de cuatro hermanos: Lilliam, Fausto Tito y Marlene, hijos del esteliano Magdaleno Aráuz Briones y Justina Prado.

Comandante Prado y familia
El comandante Alberto Prado con su esposa Mayra Rivas y su hijo Martin Alberto Prado Rivas. © Mosaico CSI

El comandante Prado además de brindar sus servicios en el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Matagalpa, trabajó por 21 años en una tienda, pero, después se decidió a trabajar en la cosecha de granos y la crianza de ganado en una propiedad que tiene.

“Me siento más que satisfecho, porque servirle a la comunidad, darle lo que uno puede a sus semejantes, yo creo que no es para muchos”, sostiene el comandante Prado.

Por su parte, el comandante Juan Ramón Rodríguez, jefe de operaciones del CBVM, dice que el comandante Prado es una figura de respeto para los demás miembros de la institución.

“Nos han enseñado cómo tenemos que comportarnos como bomberos, cuál es la cualidad de un bombero, la autoridad moral que debe tener una persona como bombero, y entonces, esto te ayuda a formarte”, señaló Rodríguez, quien trae a su memoria que cuando llegó a esta institución hace más de 40 años el comandante Prado ya ejercía una labor notable.

Facebook Comments