Dictan prisión a acusado de parricidio en Jinotega

La Fiscalía acusa a José Alfredo Cruz de haber asestado un tiro en la cabeza al hijo de este, Abelardo Cruz

Parricidio Jinotega
El proceso por parricidio, contra José Alfredo Cruz Zeledón se ventila en Jinotega. © MOSAICO CSI

Acusado de parricidio, José Alfredo Cruz Zeledón debe permanecer preso mientras enfrenta la audiencia inicial del proceso en el que la Fiscalía le imputa la muerte de Abelardo Josué Cruz López, de 20 años, a quien habría asestado un tiro en la cabeza.

Le puede interesar: Don Jaime, el amable librero de Matagalpa

La audiencia inicial fue fijada para el 19 de enero próximo por el titular del Juzgado de Distrito Penal de Audiencias de Jinotega, Carlos Alexis Molina, quien admitió la acusación presentada por la Fiscalía y ordeno la prisión preventiva contra el procesado.

De acuerdo con la acusación, el parricidio ocurrió aproximadamente a la 1:00 p.m. del 4 de enero reciente en la comunidad La Pavona, frente al empalme que conduce a la comunidad Los Chilares del municipio de San Sebastián de Yalí, Jinotega.

Cruz Zeledón y su hijo Cruz López estaban tomando cervezas en el corredor de su casa, acompañados por los hermanos Marlon Antonio y Holmer Josué Díaz Pineda. Este último tenía un crédito por insumos agrícolas en el negocio de Cruz Zeledón, por lo que le dijo que le buscara la factura para pagarle.

También puede leer: Suspendida peregrinación al Santuario Diocesano de Esquipulas

La Fiscalía relata que Cruz Zeledón fue hacia una bodega, pero su hijo Cruz López lo siguió diciéndole que se iría hacia la cabecera municipal de San Sebastián de Yalí.

Abelardo Cruz y su padre
ARCHIVO | © MOSAICO CSI | Cortesía

“El acusado le respondió a la victima referida que no lo siguiera, porque le iba a pegar un tiro, la referida víctima le contestó que no tenía valor de pegárselo”, refiere la acusación del Ministerio Público.

Suscríbase a nuestro Canal de YouTube

Continúa relatando que Cruz Zeledón entró a la bodega y de una gaveta tomó un revólver calibre 3.57 m.m.; Cruz López intentó desarmarlo, pero recibió el balazo en la cabeza que, según la acusación, provocó “la destrucción de los centros nerviosos encefálicos…”.

El parricidio conmocionó a los habitantes de San Sebastián de Yalí.

 

Facebook Comments