NÁPOLES, (ACI).- Hace unos días el Papa Francisco reveló en una entrevista que  le gustaría poder salir un día, sin ser reconocido “e irme a una pizzería a comer una pizza”. Como es casi imposible que pueda gozar del anonimato, los trabajadores de una pizzería de Nápoles decidieron cumplir parcialmente este deseo.

El dueño y los empleados de la Pizzeria Don Ernesto decidieron hacer una entrega personal al Papa Francisco durante su viaje a Nápoles del sábado 21 de marzo. Prepararon una pizza especial con los colores del Vaticano, tomates amarillos, queso ricota y mozzarella di bufala, decorada con la frase “Il Papa”.

Pizza1

Enzo Cacialli, dueño del restaurante, esperó junto con varios empleados el paso del papamóvil en una de las calles de Nápoles, sabía que tenía pocos segundos para lograr su objetivo y protagonizó la veloz entrega ante la algarabía de todos los que aguardaban ver al Pontífice.

Al grito de “¡Papa! ¡Papa!”, Cacialli corrió hacia el vehículo con el regalo. El Papa sorprendido aceptó el presente con una sonrisa.

Captura2

Las imágenes del veloz delivery ya dieron la vuelta al mundo gracias a las redes sociales. En declaraciones a la prensa, Cacialli expresó su emoción porque el Papa aceptó el regalo.

Captura3

“Es muy difícil para mí entender cómo lo logré. Darle una pizza que hiciste con tus propias manos al Papa es muy emocionante. Es difícil para mí expresar el valor de este gesto de un hombre al que realmente amamos y valoramos, por ser una persona hermosa llena de humanidad”, indicó.

Comenta esta noticia