“Nicaragua no te distraigas”, dice obispo de Matagalpa

Monseñor Rolando José Álvarez Lagos exhortó a los nicaragüenses a que no pierdan de vista que la “gran finalidad” es lograr una nueva Nicaragua

Nicaragua obispo Matagalpa
Monseñor Rolando José Álvarez Lagos, obispo de la Diócesis de Matagalpa. © ARCHIVO MOSAICO CSI

El obispo de la Diócesis de Matagalpa, monseñor Rolando José Álvarez Lagos llamó a los nicaragüenses a evitar las distracciones que pretenden “voces altisonantes” y que nunca pierdan de vista que “la gran finalidad” es lograr una nueva Nicaragua.

Le puede interesar: Emotivas promociones en el Colegio Diocesano San Luis Gonzaga

Monseñor Álvarez presidió este domingo 29 de noviembre la misa del Primer Domingo de Adviento en la catedral San Pedro Apóstol de Matagalpa con una presencia de fieles limitada por las medidas de prevención ante la Covid-19 y, en su homilía, exhortó a implementar un proyecto de vida, porque “así haremos (de) este camino de adviento, una gozosa y vigilante espera del Señor”.

“Nicaragua, no te distraigas por los cantos de sirena, por las voces altisonantes, por el ruido por la superficialidad, no te distraigas”, dijo el obispo, agregando que “en Nicaragua hay mucha confusión todavía y pareciera que algunos se encargan de crear aún más confusión de la que ya hay”.

También puede leer: Hospitalizada en Managua joven de Waslala

“Sin embargo, el pueblo debe de estar alerta, atento, vigilante. No perder de vista nunca, en ningún momento, que el gran fin, la gran finalidad, es una nueva Nicaragua, que es total y completamente posible. ¡No lo dudemos!”, expresó el obispo.

Además llamó a que “no se angustien, no pierdan la paz, no pierdan en ningún momento la certeza y seguridad que Dios va con nosotros, llevando la embarcación de nuestra historia patria. No nos distraigamos. Esperemos y trabajemos por lograr esa Nicaragua con visión de nación, donde juntos como hermanos, unos y otros, juntos como hermanos, con hombres y mujeres honestos y capaces, sin ambiciones personales, construyamos unidos un país institucional, en el marco de la ley constitucional, donde se superen las visiones miopes, cortoplacistas, inmediatistas, parciales, sesgadas, grupales y partidarias”.

“Pensemos como nación, Nicaragua toda entra en adviento, en espera, porque tiempos mejores vendrán para todos, por eso hoy gritamos con fuerza, convicción y seguridad: Ven Señor Jesús”, finalizó el obispo.

Facebook Comments