Policlinica-y-Darlin
La acusada reconoció el asesinato y confesó haber sepultado los restos en el fondo de su casa. Según declaró, fue en defensa propia. La Justicia investiga si hubo violencia doméstica

Una mujer uruguaya de 57 años podría ser procesada este miércoles por haber matado a su esposo y enterrado el cuerpo hace 14 años. Según su relato, el macabro hecho fue en defensa propia, algo que aún no pudo ser comprobado por la jueza Odriozola y la fiscal María Cristina González.

0013286074Para determinar si efectivamente existía violencia doméstica en la familia, fueron citados a declarar vecinos de la acusada, quien aseguró que su marido la golpeó durante varios años.

Según consigna El País, la magistrada indicó a funcionarios del juzgado que se trata de un caso inédito en la historia criminal del país. Es que la mujer logró ocultar el cuerpo durante 14 años.Charlys-guia

“Es una historia muy triste. Esa mujer sufrió mucho”, narró una vecina de la ex pareja a ese diario uruguayo.

De acuerdo con lo relatado por la vecina, el hombre, que era pintor, golpeaba a su mujer y en el vecindario ya se sabía de la existencia de violencia familiar. Pero nunca nadie hizo nada. Los problemas económicos acentuaron aún más las agresiones.

El grado de tensión llegó a tal punto que el padre de la familia comenzó a dormir con un cuchillo debajo de la almohada. Hasta que una noche, en 2001, la mujer logró sacárselo y lo mató de una puñalada.

Acto seguido, enterró el cuerpo en el fondo de la humilde casa que compartían con cinco de sus seis hijos (cinco mujeres y un varón).

Anuncio-FB-WWWAl día siguiente del asesinato, la madre les dijo a sus hijos que su padre se había puesto un traje azul y había partido hacia Italia. En el barrio extrañó la ausencia de pintor, a pesar de la historia que repetía la mujer. Incluso la única hija que no vivía con la pareja denunció la desaparición de su padre.

“A todos nos llamó la atención la falta del hombre”

“Nadie preguntaba mucho. A todos nos llamó la atención la falta del hombre”, señaló la vecina.

Dos de los yernos de la mujer acusada revelaron a El País que ninguna de sus esposas (hijas de la asesina) sabían nada de lo que había ocurrido. “Mi esposa jamás habló de un pacto secreto con la madre. Ella no sabía nada de lo que le había ocurrido al padre”, indicó uno de los hombres.

Con el paso de los años las hijas se fueron casando y el patio donde fue enterrado el cuerpo se fue achicando. Los yernos de la mujer levantaron al fondo de la casa sus viviendas para estar cerca en familia.

Durante el último verano, los nietos de la acusada armaban una piscina en el patio sin sospechar lo que había a apenas centímetros de la superficie.

Fuente: Infobae

SINAI

Facebook Comments