Lunes 20 de abril de 2015 12:11 GYT

Por James Mackenzie y Robin Emmott

CATANIA, Italia/LUXEMBURGO, (Reuters) – Los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea se reunieron el lunes, presionados para producir algo más que palabras y salvar a los desesperados inmigrantes que se están ahogando en el Mar Mediterráneo.

Personal de la Guardia Costera transporta el cuerpo de un inmigrante muerto desde la cubierta del barco Bruno Gregoretti en Senglea, Malta, abr 20 2015. Los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea se reunieron el lunes, presionados para producir algo más que palabras y salvar a los desesperados inmigrantes que se están ahogando en el Mar Mediterráneo. REUTERS/Darrin Zammit Lupi
Personal de la Guardia Costera transporta el cuerpo de un inmigrante muerto desde la cubierta del barco Bruno Gregoretti en Senglea, Malta, abr 20 2015. Los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea se reunieron el lunes, presionados para producir algo más que palabras y salvar a los desesperados inmigrantes que se están ahogando en el Mar Mediterráneo. REUTERS/Darrin Zammit Lupi

La cifra de muertos del naufragio del domingo frente a las costas de Libia no estaba clara, pero muy probablemente se trató del más grave en tiempos modernos entre los inmigrantes que intentan cruzar el Mediterráneo en frágiles embarcaciones.

Funcionarios aseguraron que había al menos 700 personas a bordo, al parecer algunos de ellos encerrados en la bodega. Un sobreviviente de Bangladesh dijo a la policía que había 950 pasajeros, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

La tragedia se produce días después de otro naufragio en el que podrían haber muerto otras 400 personas.

Cientos de kilómetros al este, los guardacostas intentaban salvar a los inmigrantes de otra embarcación, que quedó destruida tras encallar en la isla griega de Rodas, dejando al menos tres muertos.

Las imágenes de la televisión mostraron a los sobrevivientes agarrados de los restos flotantes del naufragio, mientras los socorristas les sacaban del mar. Unas 90 personas se salvaron.

La OIM informó que otras tres embarcaciones habían emitido señales de emergencia el lunes.

Los funcionarios europeos buscan generar una política que responda de forma más humana al éxodo de emigrantes que viaja por mar desde África y Asia a Europa, sin empeorar la crisis animando a que salgan más.

El jefe de Derechos Humanos de la ONU, Zeid Ra’ad Al Hussein, dijo el lunes que Europa debería adoptar “un abordaje más sofisticado, más valiente y menos insensible” hacia los inmigrantes que generalmente mueren tratando de alcanzar la UE.

“Europa está dándole la espalda a algunos de los inmigrantes más vulnerables del mundo y se arriesga a convertir el Mediterráneo en un vasto cementerio”, dijo el funcionario en un comunicado.

“EMERGENCIA HUMANITARIA”

Una operación naval italiana en el Mediterráneo sur, conocida como “Mare Nostrum”, fue cancelada el año pasado por su costo y la oposición local a unos rescates que podrían animar a que crezca la emigración.

En noviembre fue sustituida por una misión menor de la UE con un tercio del presupuesto, una decisión que parece haber hecho el viaje mucho más peligroso para los inmigrantes, que navegan en precarios botes atestados que son lanzados al mar por traficantes que les prometen una vida mejor en Europa.

“Es una emergencia humanitaria que nos implica a todos”, afirmó el director para Italia de la OIM, Federico Soda, quien pidió el relanzamiento de una misión equivalente a la que tenía en marcha Italia.

Al menos 1.500 inmigrantes han muerto este año intentando cruzar el Mediterráneo, en camino de superar por mucho las 3.200 personas que la OIM calcula que perecieron el año anterior.

La OIM cree que en lo que va de año unas 21.000 personas hicieron el viaje, comparadas con las 26.000 hasta abril de 2014, pero con una mortalidad 15 veces mayor hasta el momento.

En la capital de Malta, La Valeta, los guardacostas llevaron a tierra firme los 24 cadáveres hallados hasta el momento. Vestidos con trajes protectores, sacaron los cuerpos en bolsas plásticas del barco italiano Gregoretti y los depositaron en autos fúnebres mientras los sobrevivientes miraban desde la cubierta.

Las 28 personas rescatadas hasta el momento serán llevadas en el mismo barco al puerto de Catania, en Sicilia.

Los políticos europeos han sido duramente criticados por grupos de ayuda humanitaria y pro derechos humanos, que les acusan de abandonarlos en un intento de rebajar el sentimiento antiinmigrante que se extiende entre sus electorados locales.

La canciller alemana, Angela Merkel, dijo el lunes que su país y sus socios europeos debían incrementar los esfuerzos para evitar que los emigrantes se ahoguen en el mar.

Europa debe primero aumentar su lucha contra los traficantes de personas y luego trabajar para superar las causas de la emigración, dijo Merkel.

“En tercer lugar, y este es el más importante, haremos todo lo posible para evitar que más víctimas mueran de la manera más terrible en nuestra puerta del Mediterráneo”, afirmó.

(Reporte adicional de Chris Scicluna en La Valeta, Adrian Croft en Luxemburgo, Angeliki Koutantou y Renee Maltezou en Atenas, Gavin Jones e Isla Binnie en Roma, Andreas Rinke y Caroline Copley en Berlín y Tom Miles en Ginebra, escrito por Peter Graff.; Editado en español por Carlos Serrano)

Pueba-de-cuatro-anuncios2

Comenta esta noticia