Tía y sobrino en prisión por crimen contra embarazada

Acusación saca a luz detalles novelescos del atroz asesinato

Tía y sobrino presos
Adela Castillo Rocha y su sobrino Byron Rayo Castillo fueron acusados este martes en Jinotega por la muerte de una embarazada. HOY/LUIS EDUARDO MARTÍNEZ M.

Luis Eduardo Martínez M., Periódico HOY

Llorando, el niño de tres años corría por el patio pidiendo auxilio, mientras un hombre armado con machete lo perseguía lanzándole filazos. Adentro de la casa, otra niña de cuatro años también gritaba.

El vecino, Óscar Danilo Díaz López escuchó la desesperación de los niños e intervino gritándole al agresor: “cobarde, cochón, no te metás con el niño”.

Aquél agresor, según Díaz, era Byron Rayo Castillo, quien antes de perseguir intentando asesinar al niño, había asesinado a garrotazos y machetazos a la madre de este, cuyo cadáver yacía ensangrentado junto a una pana con maíz.

Rayo corrió por “una burra de montaña” y Díaz, junto a Franklin Suazo y José Isaac Herrera Flores lo persiguieron, sin embargo, el hombre que vestía una sudadera verde ensangrentada, logró escapar.

Eran las 2:20 p.m. del 13 de agosto reciente, coincidieron los tres hombres al declarar anticipadamente en un proceso judicial contra Rayo Castillo y la tía de este, Adela Castillo Rocha, acusados este martes 22 de agosto por la Fiscalía en el Juzgado Especializado en Violencia de Jinotega.

Detalles novelescos

Rayo Castillo, como presunto autor material y su tía, como presunta autora intelectual, enfrentan varios cargos relacionados con el crimen que devela detalles novelescos, incluyendo que Marisol habría sido asesinada “equivocadamente”, por cuanto el objetivo era asesinar a la hermana de esta, Alba Nubia Herrera López.

La acusación de 15 folios, sostenida en la audiencia preliminar de este martes por la fiscal auxiliar Aura María Estrada Méndez, describe una relación marital desde 2005 entre Adela y Roberto Antonio Montenegro, quienes residían en Santa Teresa de Kilambé, en San José de Bocay, Jinotega, donde tuvieron dos hijas.

Pero, en 2009, Roberto comenzó una relación simultánea con Alba Nubia, con presunto conocimiento de Adela. Entre separaciones con cada una, el hombre mantuvo la vida marital con ambas, hasta que el 13 de mayo de este año, Adela presuntamente propuso que lo dejaría en paz, que “solamente le pediría que le ayudara con las niñas o le diera una manzana de tierras o le entregara 50 mil córdobas”.

Adela se fue de la casa en Santa Teresa y el mismo 13 de mayo, a petición de Roberto, Alba Nubia regresó a vivir con él en la misma casa “olvidando las advertencias de Adela Castillo de mandarla a matar”, describe la acusación.

Entre otros detalles, la acusación señala que el 12 de agosto, Adela se habría reunido con su sobrino Byron Rayo, en la casa de una familiar de ambos en Jinotega, para planificar el asesinato de Alba Nubia.

Adela llamó a Roberto diciéndole que se encontraran en el poblado de El Cuá, para entregarle a la hija mayor de ambos y que también quería ver a la niña menor que él tenía bajo su tutela. El objetivo, según la acusación, era que Alba Nubia quedara sola en la casa con la niña de cuatro años que esta tenía con Roberto.

A mala hora

Pero, Alba Nubia quiso aprovechar para ir a visitar a su abuela Francisca López en la comunidad La Camaleona y pidió a su hermana Marisol que le cuidara a la niña y la casa.

Marisol, con ocho meses de embarazo, aceptó. Su hijo de tres años y su sobrina de cuatro, miraban televisión. Ella se sentó a desgranar maíz.

Byron llegó creyendo que era Alba Nubia y con un palo la golpeó en distintas partes, en presencia de los niños y sin importarle el embarazo de la muchacha.

“Aumentando deliberadamente el sufrimiento de la víctima”, dice la acusación, el hombre procedió a machetearla en la cabeza, desfigurándole el rostro y amputándole una mano. Además le provocó el aborto de la niña que gestaba.

Acto seguido, quiso matar al niño de tres años, quien huyó y fue auxiliado por los vecinos.

Cargos

Asesinato agravado y aborto sin consentimiento en perjuicio de Marisol López; asesinato en grado de tentativa contra Alba Nubia Herrera; asesinato agravado en grado de frustración en perjuicio del niño de tres años y lesiones sicológicas leves contra la niña de cuatro años, son los cargos que enfrentan Byron Rayo y su tía Adela Castillo, el primero como presunto autor material y la segunda como presunta autora intelectual del crimen.

La titular del Juzgado Especializado en Violencia de Jinotega, Engracia Inés Flores, admitió la acusación, dictó la medida cautelar de prisión preventiva contra los acusados y programó la audiencia inicial del proceso para el 31 de agosto próximo.

Mosaico CSI

Somos una organización comunicacional líder en audiencia, alcances e incidencia. Somos la principal y más confiable fuente de información.