Cuatro anuncios

Sábado 2 de mayo de 2015 11:25 GYT

LONDRES (Reuters) – La duquesa de Cambridge, esposa del príncipe Guillermo, dio el sábado a luz a una niña, anunció el palacio de Kensington, residencia de la pareja.

El Reino Unido recibió el sábado la llegada del nuevo miembro de la familia real, una niña, tras el ingreso de Kate, esposa del príncipe Guillermo, en un hospital durante las primeras etapas del parto. En la imagen de archivo, Kate Middleton visita el centro educativo Northside Center for Childhood Development en Nueva York, el 8 de diciembre de 2014. REUTER/Seth Wenig/Pool/Files
El Reino Unido recibió el sábado la llegada del nuevo miembro de la familia real, una niña, tras el ingreso de Kate, esposa del príncipe Guillermo, en un hospital durante las primeras etapas del parto. En la imagen de archivo, Kate Middleton visita el centro educativo Northside Center for Childhood Development en Nueva York, el 8 de diciembre de 2014. REUTER/Seth Wenig/Pool/Files

La bebé, su segundo hijo, pesó 3,7 kilos y el príncipe Guillermo estaba presente durante el parto, dijo el palacio de Kensington en Twitter.

“Su Alteza Real y su bebé están bien”, añadió el palacio.

La duquesa de Cambridge dio a luz a las 8:34 de la mañana (0734 GMT), unas dos horas y media después de su llegada al ala privada Lindo del Hospital de St. Mary, al oeste de Londres.

Ambas familias han sido informadas, dijeron, incluyendo la bisabuela del nuevo bebé, la Reina Isabel II, su abuelo el príncipe Carlos y el hermano del príncipe Guillermo, el príncipe Enrique.

La bebé será cuarta en la línea al trono después de Carlos, Guillermo y su hermano mayor Jorge.

Aún no ha sido anunciado ningún nombre, aunque Alice (Alicia), Elizabeth (Isabel), Charlotte (Carlota) y Victoria eran los nombres favoritos en caso de que sea niña.

Guillermo, de 32 años, nació en el mismo hospital de la fallecida princesa Diana en 1982.

El príncipe y Kate (Catalina), de 33 años, se conocieron como estudiantes de la Universidad de St Andrews en Escocia, y se casaron en una espectacular ceremonia en la Abadía de Westminster en abril de 2011.

Cuando Kate salga del hospital después de dar a luz, la pareja inicialmente regresará al palacio de Kensington por un par de días antes de ir a Anmer Hall, su casa de campo en la finca de Sandringham, propiedad de la reina, en Norfolk, al este de Inglaterra.

La recién nacida supone una distracción para muchos británicos mientras se desarrolla la campaña de las elecciones generales del país, que culminará en las urnas el próximo jueves, además de proporcionar materia prima para los corredores de apuestas, que especulaban sobre el nombre y el sexo del bebé.

El Centre for Retail Research ha pronosticado que la bebé podría aportar a la economía unos 80 millones de libras (120 millones de dólares), en comparación con los 240 millones libras que se esperaban para la llegada de Jorge.

“Creo que la emoción sobre el nacimiento del príncipe Jorge fue muy intensa porque estaba en línea directa al trono”, dijo a Reuters el historiador Hugo Vickers.

“Quizá (este nacimiento) sea una distracción muy sana y disfrutable en contraste con el aire caliente que sale de las televisiones”, añadió, en referencia a la frenética campaña electoral.

(Información de Michael Holden y Stephen Addison; traducido por Tomás Cobos y Víctor Nauzet Hernández en la redacción de Madrid)

Comenta esta noticia