Guardiola y el desafío de anular a Messi en la Champions League

Pueba-de-cuatro-anuncios2

El DT del Bayern Munich afronta el reto de tener que detener al crack argentino, con quien compartió años dorados en el mejor Barcelona de la historia

Por: Rodrigo Duben

Crédito: Reuters
Crédito: Reuters

En la rueda de prensa, Pep Guardiola se mostró contrariado. Esperanzado con que el Bayern Munich luche por un lugar en la final de la Champions League, pero triste por tener que cruzarse con el club que lo formó como futbolista y director técnico. Y también con Lionel Messi, jugador al que le debe gran parte de su éxito como entrenador.

“Naturalmente es especial. Es Barcelona, es mi casa. No puedo decir nada más. Estoy aquí porque una vez estuve en Barcelona. El Barça era una posibilidad de las tres, pero es especial. No puedo decir ninguna mala palabra sobre mi antiguo equipo o mis antiguos jugadores. Gané mucho con ellos. Es una vida en Barcelona”, expresó ante los periodistas.

El hombre que dirigió el mejor Barcelona de la historia, que un día fue recogepelotas en el Camp Nou y un tiempo después brilló con el dorsal 4 en su camiseta para ganar la primera Copa de Europa en la historia azulgrana, volverá al Camp Nou el próximo 6 de mayo. Extrañamente, ocupará el banquillo rival.

La eliminatoria tocó su pico de morbosidad. Su Bayern, esa máquina que domina el fútbol alemán e intenta volver a conseguir un lugar de prestigio a nivel europeo, se mide ante el club de su vida, del cual es socio. Será un duelo estelar cargado de emociones.

Guardiola se mide al club de su vida, del cual es socio. Aquí cuando trabajaba con Luis Enrique en el Barça B.

El Bayern tiene que detener a un Barça al que le queda poco del modelo 2008-2012. Las posesiones interminables se acabaron. La nueva versión es más vertical y se apoya en su ataque brutal. Neymar y Suárez complementan a Messi a la perfección. Juntos presionan con intensidad y contragolpean con brutalidad.

Guardiola tiene que intentar no quedar tan expuesto. El juego espectacular del equipo alemán tiene grietas. Sobre todo en la defensa, donde no tiene a Badstuber y Benatia, lo que lo obliga a conformarse con las imprudencias de Boateng y Dante. Las lesiones de Schweinsteiger, Robben, Javi Martínez y Ribery, entre otros, le trajeron muchos problemas a la revolución catalana en Múnich.

El Barça puede aprovechar su verticalidad para lastimarlo. En el enfrentamiento de estilos, veremos si habrá un Bayern arriesgado o cauteloso. Luis Enrique, comparado desde el primer minuto con Pep, tiene la gran oportunidad de reivindicar ese fútbol directo al que juega ahora. Pero más allá de los esquemas y las estrategias, el factor clave es un futbolista que hace años brilla con el 10 del Barcelona.

“Intentaremos crear el mejor sistema defensivo para controlar a Leo Messi”, señaló Pep en la rueda de prensa. El 18 de marzo pasado asistió al Camp Nou a presenciar el partido de vuelta ante el Manchester City desde la grada. Terminó maravillado. Se tomó la cabeza con las genialidades de Messi. Quedó atónito con el caño a Milner y no paró de comentar cada movimiento del crack argentino con Manuel Estiarte, su amigo personal y ex miembro del staff del Barça.

Pep admira a Leo y su gran dilema es cómo anularlo. Nadie sabe hacerlo. Los defensores lo enfrentan una y otra vez, pero la fórmula sigue sin ser descubierta. Los entrenadores miran sus videos y asisten a sus partidos, pero la “Pulga’ siempre logra escapar. Guardiola conoce a Messi a la perfección. Fue él quien lo llevó del extremo derecho a la posición de “falso 9” para convertirlo en una bestia goleadora. Pero eso no es garantía de neutralizarlo.

Pep admira a Leo y su gran dilema es cómo anularlo

Aquella transformación de Messi se gestó el 1 de mayo de 2009, en la víspera del clásico frente al Real Madrid, que encadenaba una ronda entera sin perder. Un triunfo blanco cambiaba el futuro de la Liga. Pep estaba solo en su despacho. Eran las 22 y no quedaba nadie en la Ciudad Deportiva. En el momento que se iluminó y la idea vino a su mente, llamó por teléfono a Messi y le dijo: “Leo, soy Pep, tengo algo importante, muy importante. Ven ahora. Ya”.

Messi llegó a las 22:30 y atendió al video que Guardiola estaba mirando. “Leo, mañana en Madrid vas a empezar en la banda derecha, como siempre. Pero si te hago una indicación te vas a la espalda de los mediocentros y te mueves por esta zona que te acabo de enseñar. Leo, cuando Xavi o Andrés se salten la línea y te pasen el balón, te vas directo a portería de Casillas”, le explicó

Martí Perarnau, autor del libro Herr Pep y revelador de la anécdota, afirma que este fue el secreto de Pep y Messi. Nadie lo sabía. Luego lo supo Tito Vilanova y posteriormente Xavi e Iniesta. El Barcelona ganó 6-2 en el Bernábeu gracias a la fórmula ideada por Pep y ejecutada por Leo. Esa es la confianza que Guardiola depositaba en Messi, al que ahora deberá anular si quiere continuar en la Champions.

Fuente: Infobae

Pueba-de-cuatro-anuncios2

Comenta esta noticia