Tuvo una gran capacidad para embasarse

Por Gerald Hernández, LA PRENSA 17 de marzo de 2015

Los mil hits eran una meta de Noel Rojas y algo que de paso le daría un poco más de reconocimiento a su larga carrera.

BEISBOL
Noel Rojas necesitó 1,092 juegos y 27 años para llegar a los mil hits. LA PRENSA/LUIS E. MARTÍNEZ

Sin embargo, desde antes ya era alguien para recordar, porque fue el tipo de jugador que los mánager necesitan en sus equipos por su dinamismo, versatilidad y disponibilidad.

Rojas jugó la mayor parte de su carrera en la segunda base, pero también resolvía en otras posiciones del infield de ser necesario y en los últimos años se ha movido más en la esquina caliente.

Como bateador, su promedio de por vida de .297 es respetable. Entre 1996 y 1999 hilvanó cuatro temporadas encima de .300. En el último año del bate de aluminio (1999), registró una racha de 34 partidos repartiendo hits, la cual es la segunda más extensa de nuestro beisbol, detrás de la de 39 de Henry Roa. Ese fue su mejor año a la ofensiva, con promedio de .351, 102 imparables —su única campaña con más de cien—, 16 dobles, cuatro jonrones, 61 anotadas y 48 remolques. Todas marcas personales, excepto por los cuadrangulares, porque en 1997 disparó cinco.

Los mil hits y su racha de 34 le dieron publicidad a Rojas, pero lo que lo hizo alguien especial en sus equipos fue su porcentaje de tomar base de .398, tan bueno que supera a artilleros de primera línea como Jorge Luis Avellán (.397), Juan Oviedo (.393), Norman Cardoze (.391), Ernesto López (.389), Julio Medina (.389) y Sandy Moreno (.386) entre otros.

De hecho, solo 15 de los 52 bateadores de mil cohetes están por encima del “Torito” en capacidad para tomar bases, combinando los hits, los boletos y los golpes.

A pesar de esa habilidad de Rojas, que lo hacía un bateador ideal de la parte alta de la alineación, no siempre fue titular y solamente en cuatro de sus 26 temporadas jugó en más de 60 partidos y únicamente seis veces superó los 200 turnos al bate.

Eso explica por qué hasta a sus 45 años de edad entró al club de los mil hits, aunque este es un récord.

No obstante, una marca que seguramente pone más orgulloso el pequeño artillero matagalpino es que se unió a Julio Medina como los jugadores de la segunda base con mil hits. Medina es el único “camarero” de inicio a fin en su carrera en este grupo, pero luego está Rojas, quien jugó la mayor parte en el segundo costal. Cardoze y Avellán también tuvieron mucha acción en la intermedia, pero hicieron más carrera en la tercera base y el campo corto, respectivamente.

¿Qué le falta?

Noel Rojas inició su carrera en 1988 con el equipo matagalpino Productores de la UNAG y en total jugó para diez diferentes franquicias, incluyendo brevemente para el Bóer y los Dantos.

Ahora que llegó a los mil hits, el “Torito” está listo para retirarse, aunque si le preguntan si hay alguna meta pendiente, bien podría ser pegar su primer jonrón con bate de madera, puesto que lleva 855 turnos sin vencer la cerca. Los 21 truenos de su carrera fueron con aluminio

Comenta esta noticia