Wiwilí: Identifican a sospechosos de matar a funcionario

Familiares de la víctima consideran que el crimen tuvo ribetes políticos

Rommel Hernández Wiwilí
Rommel Amed Hernández Vega, de 24 años. MOSAICO CSI | Cortesía Alcaldía de Wiwilí

Como Bayardo Sánchez Galeano y Erick Garmendia Díaz, ambos de 28 años, fueron identificados por la Policía los principales sospechosos de haber asesinado a tiros a Rommel Amed Hernández Vega, de 24 años, responsable de la Unidad de Adquisiciones de la Alcaldía de Wiwilí.

Noticia relacionada: Matan a empleado municipal en Wiwilí

El crimen contra el joven funcionario municipal y líder juvenil del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) ocurrió a las 5:20 p.m. del domingo 22 de marzo en el muelle a orillas del río Coco.

Hernández conducía un carro con placa MT 31346 e intentó bajarse cuando dos sujetos que se movilizaban en moto le realizaron varios disparos.

Le recomendamos: Un triángulo violento en Jinotega

Una pariente de la víctima, solicitando anonimato contó que “se le había bajado la batería a su carro, pero, una vez que logró encenderlo, se fue a dar vueltas hasta el muelle para que la batería cogiera carga, y parece que lo iban persiguiendo los de la moto (…) usted sabe que el problema que hay es que a los trabajadores de la Alcaldía los están matando paramilitares”.

Tres funcionarios de Wiwilí asesinados

Al menos tres funcionarios de la Alcaldía de Wiwilí han sido asesinados en circunstancias atribuidas a paramilitares. El 7 de octubre de 2018 fue asesinado Óscar Noel Herrera Blandón, quien se desempeñaba como asesor legal de la Alcaldía y era primo hermano de Hernández Vega.

“A Rommel quisieron matarlo una semana antes que mataran a su primo Óscar”, reveló una de sus parientes, indicando que el joven funcionario era hijo único y, por acompañar a su mamá, nunca quiso irse de Wiwilí, pese a que su progenitora le pedía que se fuera para que no lo mataran.

También: Muertes violentas: La guerra no contada de Jinotega

En una escueta nota de prensa divulgada este lunes en Managua, la Policía señala que Hernández murió por un “trauma craneoencefálico severo”.

Mientras tanto, un empleado municipal confirmó que los asesinos le asestaron cuatro tiros a Hernández, dos de ellos en la cabeza.

En un comunicado emitido el domingo, el PLC demandó el esclarecimiento del crimen “que tiene todas las características de ser un asesinato por motivos políticos, similar a otros ocurridos en el mismo municipio contra otros hermanos liberales y efectuados por individuos desconocidos en motocicletas”.

 

Facebook Comments