Reciclaje como terapia ocupacional

Jóvenes con capacidades distintas encuentran en el arte una manera “de terapia, de relajamiento y de comunicación”

Reciclaje
© MOSAICO CSI | C. Pineda

En el salón de reciclaje de la organización Familias Especiales Santa Julia Billiart, en el barrio Palo Alto, al este de la ciudad de Matagalpa, hay un área con abundante papel donde un grupo de jóvenes saluda con entusiasmo a los visitantes.

Le puede interesar: Matagalpa completa barrida contra Tiburones

Janeth del Socorro Rivera es una de ellas. Sentarse, desdoblar o clasificar el papel, pareciera un trabajo sencillo, sin embargo, para esta mujer que sufre de epilepsia y permanece medicada, encontrar un oficio para distraerse ha significado un avance importante en su vida.

“Este trabajo me gusta porque aquí estoy con mis compañeras”, expresa Rivera, al indicar que le gusta estar acompañada.

También puede leer: La panadería naciente de Jumaiquí en Matagalpa

Ella vive en el barrio Las Marías, al noreste de la ciudad y todos los días, a las 6:30 a.m. ya está lista, esperando a que pase por ella la camioneta de Familias Especiales para llevarla al acopio de materiales de reciclaje de la organización.

En el centro de reciclaje laboran 12 personas, en su mayoría jóvenes, y algunos tienen síndrome de Down, autismo, epilepsia, entre otras. Son acompañados por dos mujeres, a las que llaman madrinas, cuya función es apoyarlos.

Jerónima Polanco es una de las madrinas y trabajar con este grupo ha sido un “gran aprendizaje”, sobre todo porque hay algunos que no pueden expresarse verbalmente, pero, “entre ellos ya se conocen, ya han estado relacionándose más, y es allí donde nosotros obtenemos el apoyo de ellos mismos…”.

Además: Karla Callejas, abogada y atleta multideportes

La madrina Polanco refiere que en ocasiones, estos jóvenes “se sienten un poco aburridos en el lugar donde habitan, pero este lugar (el centro de reciclaje) lo toman como una manera de terapia, de relajamiento y de comunicación con las personas”.

En el mismo local funciona el “Programa Artiespecial”, en el que los jóvenes, mayoritariamente sordos o con discapacidad motora, se encargan de transformar el cartón en diferentes cosas como un librero, cuadros, piñatas o bien en servilleteros.

También elaboran bolsas de papel para empaques, incluso bolsas para regalos de cumpleaños, las cuales venden a diferentes negocios de Matagalpa.

Suscríbase a nuestro Canal de YouTube

Katering Gallegos del área de Control de Calidad de Artiespecial cuenta que “la mayoría de los jóvenes empezaron como becados en sus clases, nosotros miramos el talento que ellos tienen, a muchos de ellos se les miró lo que es pintura, tenían ese arte, esa paciencia para dibujar.”

El papel lo obtienen de las donaciones que reciben de empresas y familias de la ciudad de Matagalpa. Este material es acopiado y seleccionado para luego venderlo en Managua. El dinero recaudado sirve para actividades y ayudas económicas a las personas que colaboran con este centro, incluyendo a los jóvenes artistas y recicladores.

Facebook Comments