“El pueblo debe alzar su voz y exigir justicia”, dice Obispo de Matagalpa

Monseñor Rolando José Álvarez Lagos visitó a Juan Lanzas y su familia en San Isidro

OBISPO VISITA A JUAN LANZAS
El obispo de Matagalpa, monseñor Rolando José Álvarez Lagos y el párroco de San Isidro, fray Edgard Sacasa, visitaron a Juan Lanzas Maldonado. LA PRENSA/L.E. MARTÍNEZ M.

El obispo de la Diócesis de Matagalpa, monseñor Rolando José Álvarez Lagos, consideró este jueves que con lo ocurrido al agricultor Juan Rafael Lanzas Maldonado el pueblo nicaragüense “debe alzar su voz” y “exigir justicia a este acto delictivo”.

En una visita que realizó el obispo a la casa en el municipio de San Isidro, Matagalpa, donde se encuentra Lanzas, quien aún trata de asimilar la amputación de sus dos pies, demandó a las autoridades policiales una “explicación seria” de lo ocurrido.

“He quedado impactado, con mucho dolor”, dijo el obispo al salir de la casa donde Lanzas permanece acostado y recibiendo tratamientos para las llagas que tiene en más de la mitad del cuerpo, principalmente en los glúteos.

En la humilde vivienda donde albergan a Lanzas algunos parientes de su esposa, Maribel Suárez, el jerarca católico rezó junto a ellos y manifestó que “estas cosas no pueden seguir sucediendo en este país”.

El obispo de la Diócesis de Matagalpa, monseñor Rolando José Álvarez Lagos, mientras ora por la recuperación de Juan Lanzas. LA PRENSA/LUIS EDUARDO MARTÍNEZ M.

Monseñor Álvarez invitó con indignación a “los altos mandos policiales a que vengan, aunque (sea) sin medios de comunicación, a contemplar el dolor humano, a contemplar el sufrimiento y el calvario humano, contemplarlo con el corazón más que con los ojos”.

“Es verdaderamente indignante esto que ha pasado. Indignante”, insistió el prelado, demandando que la Policía Nacional rinda explicaciones “serias”, tanto por el decoro de la institución, como por el respeto a la dignidad y a la integridad humana.

“En el caso de Juan no está solamente el irrespeto a la dignidad de la persona y de su integridad, no está en juego solamente la arbitrariedad con que fue tratado, el salvajismo, el acto brutal que se cometió contra él, sino que aquí está en juego la dignidad y la integridad de todo un pueblo, porque hoy lo hicieron con él y mañana lo pueden hacer con cualquier nicaragüense”, dijo Álvarez.

Una bendición

El obispo agregó que “por eso pienso que también el pueblo no puede quedarse solamente a la expectativa, tiene que alzar su voz, tiene que exigir justicia a este acto delictivo contra la familia de Juan y contra él mismo”.

Lanzas agradeció la visita del líder católico. “Es una gran bendición que haya venido a verme”, dijo. Asimismo, el agricultor agradeció la solidaridad de algunas personas que han contactado a su familia para brindarle apoyo. Sus necesidades son múltiples, pues su esposa e hijos deben compartir un pequeño catre prestado.

Facebook Comments