Pena máxima por femicidio en Matagalpa

Ilmer Arceda debe cumplir 30 años en prisión por el crimen contra Yeneth Herrera, según la sentencia que le notificaron este miércoles

Juicio femicidio
Ilmer Omar Arceda fue sentenciado a la pena máxima de 30 años de prisión por el femicidio contra su pareja Yeneth Avigail Herrera. © ARCHIVO MOSAICO CSI

A la pena máxima de 30 años de prisión fue condenado Ilmer Omar Arceda, por el femicidio contra su pareja Yeneth Avigail Herrera Tórrez, de 31 años, sentenció el titular del Juzgado Segundo de Distrito Penal Especializado en Violencia, William Mariano Montalván.

Le puede interesar: A juicio por accidente en el que murieron 21 personas

Arceda, de 31 años, debe cumplir la condena en el Sistema Penitenciario Regional de Waswalí, al suroeste de la ciudad de Matagalpa, y la pena expirará el 21 de octubre del año 2050, descontando el tiempo en el que el condenado cumplió la medida cautelar de prisión preventiva mientras era procesado.

En la sentencia, notificada este miércoles 13 de enero, el juez Montalván ordena girar oficio al Ministerio de la Familia para que esa entidad preste “atención integral” a los hijos de Herrera Tórrez, una niña de 13 años y un niño de dos años.

Suscríbase a nuestro Canal de YouTube

Montalván también ordena oficiar al Sistema Penitenciario para que, mientras cumple la pena, Arceda reciba atención sicológica para que modifique su patrón de comportamiento hacia las mujeres, niños y adolescentes.

El crimen sucedió en la madrugada del domingo 18 de octubre recién pasado en el barrio 25 de Abril de Matagalpa. En su acusación, la Fiscalía sostuvo que Arceda, “con odio y total desprecio”, le asestó una puñalada en el pecho (a Herrera) y se fue del sitio, llevándose el arma blanca y “comenzó a caminar por la periferia del lugar del hecho, simulando que desconocía el evento en el que privó de la vida a la víctima, (pero) en ese instante ya había varios vecinos del sector…”.

Quedó probado en juicio que Arceda llegó al sitio donde su pareja estaba herida y hasta habría ayudado a montarla en una ambulancia y la acompañó al hospital.

Pero, hubo testimonios relacionados a que su comportamiento fue más de indiferencia que de preocupación por Herrera.

 

Facebook Comments