Obispo: unidad del pueblo “es auténtica y es veraz”

Monseñor Rolando José Álvarez Lagos reiteró que, aun cuando la “clase dirigencial” esté en desacuerdo, “los nicaragüenses estamos unidos en el amor a nuestra patria”, insistiendo además en que es necesario un proceso electoral transparente

Obispo de Matagalpa Monseñor Rolando
Monseñor Rolando José Álvarez Lagos, obispo de la Diócesis de Matagalpa. © MOSAICO CSI | Gentileza de Diócesis Media

El obispo de la Diócesis de Matagalpa, monseñor Rolando José Álvarez Lagos, consideró que los nicaragüenses deben insistir en la construcción de un nuevo país, sin dejarse confundir “por cantos de sirena”; y aun cuando la “clase dirigencial” esté en desacuerdo, “los nicaragüenses estamos unidos en el amor a nuestra patria”, por lo que también instó a dejar de tener miedo.

Le puede interesar: Mango burro el multioficios de Jinotega

Durante la homilía en la misa que presidió este domingo, en la solemnidad de Pentecostés en la catedral San Pedro Apóstol de Matagalpa, el obispo recordó sus disertaciones de días previos, insistiendo en que “los nicaragüenses estamos unidos en el amor a nuestra patria”, por lo que destacó la “importancia de allí, de seguir esperando en Jesucristo y trabajando, luchando, esforzándonos y sacrificándonos por construir una nueva nación, una nueva Nicaragua, para heredarle a las futuras generaciones, a los niños, a los jóvenes, un país distinto, un país mejor, un nuevo país”.

“Los líderes, como se les suele llamar, la clase dirigencial podrían estar divididos, no estar unidos, pero nosotros los nicaragüenses, si no todos, la inmensa mayoría de los nicaragüenses, estamos unidos en este amor por nuestro país, en este amor por nuestra Nicaragua y nosotros sí sabemos que queremos y hacia dónde queremos ir”, señaló monseñor Álvarez, agregando que “es importante que no nos dejemos nunca confundir por cantos de sirenas”.

También puede leer: Las manzanas producidas en Matagalpa

El obispo enfatizó en que esa unidad del pueblo “es auténtica y es veraz”, descartando que los nicaragüenses estén “confundidos”.

Además, refiriéndose al Evangelio del día, en el que Jesús resucitado llegó a la casa donde estaban sus discípulos, el obispo señaló que estos tenían miedo y “se los he dicho tantas veces, el miedo paraliza…  los apóstoles estaban paralizados, pero vino el Espíritu Santo sobre ellos, y aquellos hombres miedosos se llenaron de coraje, de valentía… nosotros, hermanos, no tenemos miedo, ustedes no tengan miedo, el miedo paraliza”.

Monseñor Álvarez señaló que el Espíritu Santo es espíritu de valentía y espíritu de libertad, pero también espíritu de paz.

Además: Un jabón para regalo

“Nuestro país tiene una cantidad de retos que nos obligan a todos a crear cauces racionales para la construcción de una nación, de un estado moderno, funcional, y de una sociedad capaz de crear su propio sistema de vida político, económico, cultural, y de asumir sus responsabilidades. No podemos continuar viviendo como si se estuviera en guerra de todos contra todos y contra todo”, enfatizó monseñor Álvarez.

Además, instó a que “pensemos en el país que anhelamos, (porque) postergar esa responsabilidad sería hipotecar el futuro de la nación. En este contexto histórico, se hace más urgente y necesario un proceso electoral transparente, justo y libre, producto del cual pueda generarse un diálogo entre todos los sectores políticos, sociales, económicos, sindicales, académicos, para tejer un consenso social mínimo, sin exclusión, para la creación de una nueva organización social con sus respectivas instituciones democráticas, reglas del juego claras, y una nueva cultura política”.

Suscríbase a nuestro Canal de YouTube

Citando al Papa Francisco, monseñor Álvarez dijo que “la política no es mera búsqueda de eficacia, estrategia y acción organizada, la política es vocación de servicio, diaconía laical que promueve la amistad social para la generación de bien común. Sólo de este modo la política colabora a que el pueblo se torne protagonista de su historia y así se evita que las así llamadas clases dirigentes crean que ellas son quienes pueden resolverlo todo”.

El obispo de Matagalpa consideró también que, “mientras no haya un consenso y decisión política para crear la institucionalidad moderna y democrática que el país necesita y merece, se estará comprometiendo y arriesgando el futuro de Nicaragua. Abandonar la idea de un mejor país sería contribuir al caos, debemos insistir en la posibilidad de construir nuestra nación, de construir una nueva Nicaragua. Ánimo hermanos, no tengan miedo, rememos mar adentro”.

Facebook Comments