Obispo de Matagalpa: “Vivamos en la verdad”

Monseñor Rolando José Álvarez Lagos exhortó a los jóvenes confirmados a caminar en la verdad, a ser testigos de la verdad, y llevar esa actitud de ser hombres y mujeres de la verdad al trabajo, a los estudios, en todos los entornos, y no tener miedo de decir la verdad, “porque el miedo paraliza y enferma”.

Obispo de Matagalpa en Río Blanco
Monseñor Rolando José Álvarez Lagos, obispo de la Diócesis de Matagalpa. © Mosaico CSI | Gentileza de Diócesis Media

“Muchos en Nicaragua se preguntan, ¿y ahora qué? Ya no hay esperanza… Dios es nuestra esperanza y si Dios cuenta con un pueblo de verdad, que viva para la verdad, hace maravillas”, dijo Monseñor Rolando José Alvarez Lagos, Obispo de la Diócesis de Matagalpa y Administrador Apostólico de la Diócesis de Estelí, durante su homilía en la santa misa que presidió en la parroquia Nuestra Señora del Carmen en Río Blanco, la mañana del viernes 12 de noviembre 2021, donde administró el sacramento de la Confirmación acompañado de los frailes que guían a esa comunidad parroquial.

Le puede interesar: Angustia por matagalpinos secuestrados en México

Caminar en la verdad:

En su mensaje, el obispo hizo el llamado a los jóvenes confirmados a caminar en la verdad, a ser testigos de la verdad, y llevar esa actitud de ser hombres y mujeres de la verdad al trabajo, a los estudios, en todos los entornos, y no tener miedo de decir la verdad, “porque el miedo paraliza y enferma”.

Recordó que en Nicaragua es urgente vivir en la verdad, de acuerdo con la verdad, porque “en Nicaragua ustedes saben que hay personas que quieren inducir a los demás a hacer lo que no quieren y les infunden el miedo, los amenazan que si no hacen o dicen aquello tendrán castigo, por eso en una situación como esa necesitamos hombres, mujeres y jóvenes en la verdad, que vivan para la verdad”.

Suscríbase a nuestro Canal de YouTube

Una pregunta de muchos: ¿Y ahora qué?

“Muchos en Nicaragua se preguntan: ¿y ahora qué? Ya no hay esperanza, Dios es nuestra esperanza y si Dios cuenta con un pueblo de verdad, que viva para la verdad y en la verdad, Dios hace maravillas. Por lo tanto, con un pueblo que vive en la verdad, para la verdad y por la verdad, no se juega… Jóvenes, hermanos: Vivamos en la verdad porque Dios hará maravillas y la misma falsedad huirá, porque donde está el espíritu de la verdad no cabe la mentira, porque la verdad siempre vence. Así sea”, concluyó el obispo.

Antes de administrar el sacramento del Espíritu Santo, subrayó que la verdad se dice con caridad.

Redacción y fotografías: Manuel Antonio Obando Cortedano | #DiócesisMedia

Facebook Comments