Obispo de Matagalpa: “Tenemos derecho a vivir en paz”

Monseñor Rolando José Álvarez Lagos afirmó este domingo en Matagalpa que “hay que saber hablar y callar, (y) decir la verdad con claridad y caridad”.

Obispo Álvarez 19 junio 2022
Monseñor Rolando José Álvarez Lagos, obispo de la Diócesis de Matagalpa y Administrador Apostólico de la Diócesis de Estelí. © Mosaico CSI | Captura de video

En el día de Corpus Christi, monseñor Rolando José Álvarez Lagos, obispo de la Diócesis de Matagalpa y Administrador Apostólico de la Diócesis de Estelí, instó a los nicaragüenses a “tomar la Cruz”, vivir en concordia y a “aumentar la fe y la esperanza en un futuro mejor, sobre todo ante los problemas, las dificultades y el sufrimiento”.

Le puede interesar: Sergio Vargas: El fígaro seguidor de Charles Atlas

En la homilía de la misa que presidió este domingo 19 de junio en la catedral San Pedro Apóstol de Matagalpa, el obispo explicó que “tomar la cruz significa comprometerse para vencer el pecado de la violencia, del odio que obstaculiza el camino de Dios…”.

“Santa Teresa Benedicta de la Cruz dijo: ‘cuanto más densa es la oscuridad a nuestro alrededor, más debemos abrir el corazón a la luz que viene de lo alto’. ¡Cuánto derroche de sufrimiento hay en el mundo!”, continuó el obispo.

También puede leer: Los populares frijoles cocidos en Jinotega

“¡Cuántas almas hay, que miran a la Cruz sin mirar al Crucificado! Sufrimiento, rechazo, Cruz, muerte, resurrección. El amor en sí mismo constituye un principio fundamental de la moral, es por tanto legítimo hacer respetar el propio derecho a la vida, el derecho a la justicia y también, por qué no, dar un paso agigantado y hacer respetar el derecho a la misericordia”, prosiguió monseñor Álvarez, indicando que “tenemos derecho a vivir en paz, la paz de Cristo, y tenemos derecho a pedir que mantengan nuestra paz”.

Suscríbase a nuestro Canal de YouTube

“Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Hay que saber hablar y callar, decir la verdad con claridad y caridad. La Ley del Talión, la del ojo por ojo, no responde ni siquiera al espíritu de la justicia, menos aún al del Evangelio, que es espíritu de misericordia”, explicó el obispo.

“Que el Señor nos conceda a cada uno poner siempre nuestra sólida esperanza en Él con la seguridad de que, al seguirlo llevando nuestra Cruz, llegaremos con Él a la luz de la resurrección”, finalizó.

Facebook Comments