Obispo de Matagalpa: “Somos un pueblo con dignidad”

Nicaragua tendrá votaciones el próximo domingo y, según monseñor Rolando José Álvarez Lagos, la decisión de los nicaragüenses “ya ha sido tomada”, aunque denuncia amenazas a la población

Obispo de Matagalpa
Monseñor Rolando José Álvarez Lagos, obispo de la Diócesis de Matagalpa. © Mosaico CSI | Gentileza de Diócesis Media | Archivo

El obispo de la Diócesis de Matagalpa y Administrador Apostólico de la Diócesis de Estelí, monseñor Rolando José Álvarez Lagos, exhortó a los nicaragüenses a que mantengan firmes sus decisiones tomadas en el interior de la conciencia, sin dejarse influenciar por amenazas externas, porque “el miedo paraliza y enferma”.

Le puede interesar: Indígenas ponen contra la pared a los Dantos

Nicaragua tendrá votaciones el próximo domingo y, según monseñor Álvarez, la decisión de los nicaragüenses “ya ha sido tomada”, aunque denunció que la población está siendo amenazada.

Al final de la homilía, en la misa que presidió este domingo 31 de octubre en la catedral San Pedro Apóstol de Matagalpa, monseñor Álvarez aseguró que “durante estos días, he escuchado de algunos fieles que, ante la dramática situación que vivimos los nicaragüenses, su decisión ya ha sido tomada en la inviolable dignidad de su conciencia”.

También puede leer: Cerámica negra se extingue lentamente en Matagalpa

Sin embargo, apuntó el obispo, los fieles “afirman (que) son amenazados para obligarlos a manifestar lo que no desean manifestar, lo que no quieren hacer. A ellos les recuerdo, una vez más, (que) el miedo paraliza y enferma. Nadie ni nada, amenazas, chantajes o acciones, y ningún tipo de intimidación, pueden intervenir en una decisión tomada libremente en lo más sagrado que poseemos todos los seres humanos: la conciencia”.

“De tal manera que no permitan, bajo ningún punto de vista, que imposiciones externas interfieran o intenten violentar aquellas decisiones ya tomadas en el interior sagrado. ¡No lo permitan! Decidimos y actuamos en nuestra inquebrantable libertad interior, sin miedos que paralizan y enferman”, exhortó en su homilía monseñor Álvarez.

Suscríbase a nuestro Canal de YouTube

Agregó que “somos un pueblo con dignidad, la dignidad de los hijos de Dios que, a pesar de todas las adversidades, y aún cuando las puertas se nos han cerrado, a nosotros nos queda esa inquebrantable fuerza de libertad interior que nos vuelve a unir como pueblo en un mismo pensar, en una misma decisión ya tomada, y en una misma acción. Así sea”.

Facebook Comments