Obispo de Matagalpa: “No tengan miedo”

Monseñor Rolando José Álvarez Lagos reiteró su llamado a “establecer las bases éticas de una convivencia pacífica” en Nicaragua

Obispo de Matagalpa
Monseñor Rolando José Álvarez Lagos, obispo de la Diócesis de Matagalpa. © MOSAICO CSI | ARCHIVO LUIS EDUARDO MARTÍNEZ M.

El obispo de la Diócesis de Matagalpa, monseñor Rolando José Álvarez Lagos, exhortó a los nicaragüenses a que eviten ser presas del miedo y cada uno use sus propios talentos para sacar adelante al país que lleva dos años y medio en una profunda crisis sociopolítica.

Puede interesarle: Preocupa deterioro de carreteras en Matagalpa

Además, en su prédica durante la misa de este domingo 15 de noviembre en la catedral San Pedro Apóstol de la ciudad de Matagalpa, el jerarca católico reiteró su llamado a “establecer las bases éticas de una convivencia pacífica” en Nicaragua; en un contexto en el que la oposición muestra fraccionamientos y sus dirigentes son asediados e impedidos de salir de sus casas por la Policía.

Monseñor Álvarez retomó la parábola del hombre que, para viajar, encargó sus bienes a tres empleados, para explicar que uno de estos “tuvo miedo” y enterró el talento de plata que recibió para administrar.

También puede leer: Los dulces rayados del Tío Sammy en Matagalpa

“A este hombre le entró miedo, se inmovilizó, se paralizó, se equivocó en sus decisiones, se desalentó”, dijo el obispo, citando además al Papa Francisco.

Ante una cantidad limitada de feligreses en el templo –para prevenir contagios de coronavirus–, el obispo de Matagalpa reiteró su frecuente llamado a evitar el miedo.

“Hermanos nicaragüenses, una vez más les repito: no tengan miedo, el miedo inmoviliza, el miedo nos puede conducir a tomar decisiones equivocadas, el miedo paraliza, el miedo autodestruye, no seamos presa del miedo, vivamos en la libertad de los hijos de Dios”, dijo el obispo, añadiendo que “con miedo sería imposible sacar adelante a Nicaragua”.

Suscríbase a nuestro Canal de YouTube

“El miedo vacía el alma, conduce a la división y por lo tanto a la violencia, y no queremos ni más división ni más violencia, necesitamos encontrarnos o reencontrarnos con nuestras propias diferencias, para construir una Nicaragua abierta a los grandes ideales que forjan una nación”, agregó el obispo.

A criterio de monseñor Álvarez, los nicaragüenses también requieren reencontrarse “para establecer las bases éticas de una convivencia pacífica, donde todos, unos y otros, y finalmente todos juntos, con fidelidad y energía creativa, construyamos una nación fuerte, en la que cada quien, con su talento, ponga el servicio de los otros y del país todas sus capacidades personales, sociales, políticas, económicas, jurídicas y ambientales, todos nuestros conocimientos”.

“En Nicaragua todos somos importantes, todos somos necesarios. Ánimo hermanos, digámosle al Señor: ‘cinco talentos talentos, dos talentos, un talento me diste, aquí tienes otro tanto’, para escuchar del Señor las benditas palabras: ‘muy bien, siervo bueno y fiel, puesto que has sido fiel en lo poco, te confiaré mucho más’”, finalizó.

Facebook Comments