Home Sociedad Obispo de Matagalpa: “acerquémonos al portal de Belén”

Obispo de Matagalpa: “acerquémonos al portal de Belén”

Monseñor Rolando José Álvarez Lagos señaló que solo con espíritu de pequeñez, servicio y proximidad los nicaragüenses evitarán caer en el “abismo de la extrema pobreza”

El obispo de la Diócesis de Matagalpa y Administrador Apostólico de la Diócesis de Estelí, monseñor Rolando José Álvarez Lagos, exhortó a los nicaragüenses a que se acerquen siempre al portal de Belén, para encontrar “fuerzas nuevas y renovadas para seguir adelante”.

Le puede interesar: Faltan 5 pa’ las 12, historia de la emblemática canción

“Al iniciar un año, los nicaragüenses debemos volver la mirada contemplativa al portal de Belén, ¿a quién encontramos ahí? a un niño recién nacido, un niño que se nos ha dado. Él es nuestro salvador y libertador, en Él encontramos la grandeza que se hace pequeñez, el poder que se hace servicio, la autoridad que no se convierte en autoritarismo, sino en proximidad”, refirió el obispo en la homilía de la misa que presidió este domingo 2 de enero en la catedral San Pedro Apóstol de la ciudad de Matagalpa.

En la homilía, monseñor Álvarez recordó que Dios nació en el seno de una familia como cualquiera de las nuestras, y es “un Dios que conoció muy pronto el exilio en Egipto, un Dios que vivió 30 años en el silencio en Nazareth, un Dios que se hizo peregrino con nosotros, y aprendió a decir de los labios de su madre las primeras palabras que todos aprendemos en nuestra casa: mamá, papá”.

También puede leer: Contenidos más leídos en Mosaico CSI en 2021

También destacó que Dios asumió toda nuestra realidad humana, incluso ganándose el pan de cada día “con el sudor de su frente y con dignidad, un Dios, entonces, obrero, un Dios carpintero”.

Monseñor Rolando José Álvarez Lagos, obispo de la Diócesis de Matagalpa y Administrador Apostólico de la Diócesis de Estelí. © Mosaico CSI | Gentileza de Diócesis Media

“Pequeñez, servicio y proximidad. Sólo con este espíritu en nuestros corazones podremos ser capaces que nuestra patria no se vaya al abismo de la extrema pobreza, de la inviabilidad, de la injusticia que flagela y de la exclusión que divide. Sólo con ese espíritu en los corazones se podrá ser capaz de terminar con un espiral de respuestas coyunturales y cortoplacistas, de parches y soluciones rápidas, solo así se podría respetar la dignidad y la libertad a la que todo pueblo tiene derecho”, dijo el obispo de Matagalpa.

Agregó: “Que el portal de Belén sea para Nicaragua el lugar donde la esperanza se reaviva, porque Dios está con nosotros, su pueblo, porque Él es pueblo”.

Salir de la versión móvil