Monseñor Álvarez critica la falsa neutralidad

El obispo de Matagalpa insiste en llamar a los nicaragüenses a una jornada de oración y ayuno para salvar a Nicaragua, porque “en tiempos duros es cuando se necesita doblar rodilla y postrarse ante el Señor”

Monseñor Álvarez en Sébaco
Monseñor Rolando José Álvarez Lagos, obispo de la Diócesis de Matagalpa y Administrador Apostólico de la Diócesis de Estelí, durante las fiestas de Santiago Apóstol en Sébaco. © Mosaico CSI | Gentileza de Diócesis Media

Ser cristiano implica cargar la cruz a cuestas, porque “ser cristiano en tiempos fáciles es bonito, ser cristiano en tiempos de resurrección y de gloria es alegre, ser cristiano en el Monte Tabor es una maravilla, pero ser cristiano el Huerto de Getsemaní y en el Monte Calvario no es una maravilla, es doloroso, pero ahí también hay que ser cristiano, eso nos enseña la fiesta del Apóstol Santiago”, dijo Monseñor Rolando José Álvarez Lagos, Obispo de la Diócesis de Matagalpa y Administrador Apostólico de la Diócesis de Estelí, durante la misa en honor a Santiago Apóstol, santo patrono de la ciudad de Sébaco en Matagalpa.

Le puede interesar: Obispo de Matagalpa: “No nos dejemos engañar por el demonio”

Durante la homilía en la parroquia Inmaculada Concepción de María en Sébaco, el obispo insistió en llamar a una jornada de oración en la que incluye el rezo de las Mil Avemarías y realizar ayunos el primer viernes de cada mes que es dedicado al Sagrado Corazón de Jesús, porque “es la oración la que salvará a Nicaragua”.

Monseñor Álvarez explicó que quienes no pueden hacer ayuno de un día completo por razones de enfermedad, lo hagan en uno de los tiempos de comida o en dos, o bien pueden hacer otro tipo de ayuno, pero debe ser algo que les cueste.

La jornada de oración será además en las fechas dedicadas a las distintas advocaciones marianas hasta diciembre próximo.

También puede leer: Prisión a acusada de matar a su pareja en Jinotega

El obispo indicó que en tiempos de adversidad son muchos los caminos que se pueden tomar, entre ellos la indiferencia, que es cuando muchos dicen “esa no es cosa mía, que lo hagan los otros, que lo digan otros, que hablen otros, es mejor no meterse en problemas…”.

Monseñor Álvarez criticó lo que califica como la falsa neutralidad con la que las personas quieren quedar bien con todos, para no tener problemas, o esconderse por miedo, como lo hicieron los discípulos que se escondieron por miedo a los judíos, y aunque el miedo es una realidad de todo ser humano, el problema se da cuando ese miedo se apropia de la persona.

Suscríbase a nuestro Canal de YouTube

“Ante las adversidades del cristianismo, ante las adversidades que se viven en nuestra fe cristiana, nosotros tenemos que pedirle al Señor que nos de la fuerza, el coraje, la valentía, la prudencia, para ser fieles a Él, para ser fieles al Evangelio, para dar la cara cuando debemos darla, que el Señor nos ayude a no corrernos al ruido de los caites”, recalcó monseñor Álvarez.

Dirigiéndose a los feligreses de Sébaco dijo estar seguro de que “son un pueblo fiel, leal a Cristo, a su Iglesia, a sus pastores, son un pueblo que no se raja, un pueblo que camina siempre adelante, va cargando su cruz en medio de las dificultades y de las adversidades, y va diciendo hágase tu voluntad y no la nuestra”.

Por último, invitó a las parroquias de Sébaco a unirse en oración y ayuno. “Esa cruzada de oración, porque lo he dicho e insisto, solo la oración es la que salvará a Nicaragua (…) tenemos que doblar rodilla, tenemos que entrar en penitencia, tenemos que entrar en el camino de la oración perseverante y permanente, porque es la oración la que nos salvará”, reiteró.

Facebook Comments