León fue silenciada por Matagalpa

Cuatro-anuncios-Mosaico

Por Germán García, LA PRENSA, 20 de junio de 2015

Hay un silencio perpetuo en León. Rugió el pueblo, pero terminó danzando el indio, ya la ciudad está apagada, sin ganas de rugir, sin aire que respirar.

La defensiva de Matagalpa fue una gran aliada para su picheo. LA PRENSA/ DOUGLAS LÓPEZ
La defensiva de Matagalpa fue una gran aliada para su picheo. LA PRENSA/ DOUGLAS LÓPEZ

El equipo de Matagalpa ha callado a unas nueve mil personas que colmaron el estadio Héroes y Mártires. De nada sirvió el inicio dominante de Joaquín Acuña. En la basura quedó enterrada la fidelidad de la fanaticada leonesa, que se desbordó desde horas tempranas para dejar sin espacios la vieja estructura.

Desde las 4:00 p.m. miles seguían el ritmo de los cánticos occidentales, el “Viva León, Jodido” no cesaba mientras el partido aún no iniciaba y la famosa ola entre los aficionados era el juguete colectivo.

CharlysTodo empezó con el homenaje al veterano que jugó por 26 años con el equipo de León, Julio Vallejos. Faltando 15 minutos para iniciar el duelo, el pueblo leonés se rindió a sus pies, recibió cinco mil córdobas por parte de la Alcaldía de León, un reconocimiento de trayectoria por el Movimiento Alexis Argüello, pero lo más emotivo fueron los aplausos que no dejaban de sonar por parte de sus seguidores.

Aquí en León no hubo arañazos ni ofensas, sino más bien Alzhéimer entre la gente que ya había olvidado lo conflictivo que se encaminaba ser el encuentro, después de la trifulca ocurrida en Matagalpa en el juego 4, cuando las gradas parecían bullpen en pleno calentamiento.

Solamente al finalizar el duelo la Policía Nacional se llevó a dos detenidos en estado de ebriedad alterando el ambiente.

La vieja estructura parecía una hoya hirviendo, colmada de fanáticos en cada esquina, cada rincón, cada escalón y pasillo del estadio.

Cuando en el último episodio Sandor Guido caía dominado por Wilfredo Amador, ni rugidos ni aullidos se escucharon en León, se apagó la llama y se encendieron los Indígenas, los 25 jugadores que estuvieron solos, porque su fanaticada fue detenida por la Policía para prevenir altercados, miraban al firmamento y agradecían a Dios, ya la proeza estaba realizada.

FRENADOS

León llegó a la final del Campeonato Nacional de Beisbol tras una ausencia de ocho años, al superar al Bóer, y Dantos en cuartos y semifinal, respectivamente.

El equipo leonés dio una gran batalla, pero no pudo sumar un nuevo título para su afición.

Global-corredores

Facebook Comments