Imponen prisión perpetua a femicida en Matagalpa

Es el primer caso conocido en el que imponen la pena máxima revisable en el departamento de Matagalpa desde que fueron aprobadas las reformas y adiciones al Código Penal y a la Ley 779

Prisión por violación
Pedro José Zamora García. © Mosaico CSI | Cortesía

Pedro José Zamora García, de 45 años, fue sentenciado a la pena máxima de “prisión perpetua revisable”, por el femicidio en perjuicio de Maritza Castro Manzanares, de 42 años, a quien estranguló y luego sepultó en una letrina en el municipio de Rancho Grande, departamento de Matagalpa.

Le puede interesar: Ordenan libertad para ex lanzador de los Indígenas

En la sentencia, notificada este martes 14 de junio, la titular del Juzgado Primero de Distrito Penal Especializado en Violencia de Género en Matagalpa, María Altamirano, también ordenó el sometimiento de Zamora a “programas de orientación psicoterapéutica, atención y prevención que disponga el Sistema Penitenciario para modificar su conducta violenta y evitar su reincidencia”.

Esta sería la primera sentencia conocida en Matagalpa en la que el Poder Judicial impone la prisión perpetua revisable, desde que fueron aprobadas las reformas y adiciones al Código Penal y a la Ley 779.

También puede leer: Los populares frijoles cocidos en Jinotega

Zamora enfrentaría juicio el pasado 23 de mayo, pero decidió admitir los hechos que le imputó el Ministerio Público. Días antes, el 17 de mayo, también había admitido la culpabilidad en otro proceso que enfrentó en Jinotega por violación a menor de 14 años en concurso ideal de lesiones sicológicas leves en perjuicio de la niña identificada con las iniciales M.T.C. y/o M.Y.C.G., de 13 años.

La juez Engracia Inés Flores, titular del Juzgado de Distrito Penal Especializado en Violencia de género en Jinotega, lo declaró culpable en ese proceso y lo condenó a 20 años de prisión.

De acuerdo con las acusaciones, Zamora estableció una relación de pareja, en 2014, con una hija de Castro Manzanares, identificada por las iniciales J.S.T.C., con quien procreó dos hijos que actualmente tienen 7 y 1 año. Ambos vivían en la casa de Castro Manzanares en El Cortijo, municipio de Rancho Grande.

Además: Catedral de Matagalpa embellecida con aporte de feligreses

Posteriormente, Zamora y su suegra, Castro Manzanares, también establecieron una relación de pareja.

Según el relato que la Fiscalía sostiene en Jinotega, a mediados de diciembre de 2021, el hombre “se llevó de la vivienda a la víctima adolescente” M.T.C. y/o M.Y.C.G., a una finca cafetalera en la comunidad Pueblo Nuevo en Jinotega, donde le inyectó anticonceptivos y comenzó a violarla.

Suscríbase a nuestro Canal de YouTube

Mientras que, en el proceso en Matagalpa, la Fiscalía sostiene que el 16 de febrero, entre las 3:00 p.m. y 5:00 p.m., Castro Manzanares estaba en su casa en El Cortijo, Zamora llegó, discutieron y el hombre la estranguló con las manos.

Zamora llevó el cadáver de Castro Manzanares hasta una letrina, a 13 metros de la casa, lanzándola al fondo. Regresó a la casa a las 7:00 p.m. y, tres días después, el 20 de febrero, comenzó a cavar una nueva letrina. La tierra que extraía, la usaba para sepultar el cadáver.

El femicidio contra Castro Manzanares fue descubierto el sábado 2 de abril recién pasado, cuando sus hermanos hallaron el cuerpo.

Facebook Comments