El sistema público de salud posterior a la pandemia

Históricamente en Nicaragua persisten limitaciones de infraestructura, equipamiento y recursos humanos en los diferentes niveles del sistema público de salud

Sistema público de salud
© ARCHIVO MOSAICO CSI

Para nadie es un secreto las limitaciones y deficiencias que arrastra el sistema público de salud en Nicaragua, debido tanto a causas estructurales como pobreza, baja en inversión en salud e inequidad en la distribución y asignación de recursos humanos y financieros. Ahora, pensemos en el impacto que causará la pandemia de la Covid-19.

Le puede interesar: Alcaldía de Wiwilí queda acéfala tras fallo contra vicealcalde

Históricamente en Nicaragua persisten limitaciones de infraestructura, equipamiento y recursos humanos en los diferentes niveles del sistema público de salud, sin embargo, estas brechas se hacen aún mayores en el norte, centro y Costa Caribe de Nicaragua con una afectación mayor a las poblaciones pobres y en extrema pobreza

Desde el inicio de la crisis sociopolítica (abril/2018), muchos de nuestros colegas y personal de salud, fueron despedidos injustamente o forzados al exilio, con la llegada de la Covid-19 a Nicaragua, cientos de médicos, enfermeras y personal sanitario se han visto directamente afectados al enfermar o morir por causa de la pandemia.

También puede leer: Confirman violación y asesinato de niña en Matagalpa

La calidad de la atención médica depende en gran medida de las condiciones físicas de los establecimientos de salud, del equipamiento y del talento humano, pero sin éste último es materialmente imposible la atención médica y por ende la calidad de la atención que se brinda a la población que lo demanda.

Un incremento de los niveles de pobreza, desempleo y descenso de la cobertura de la seguridad social en Nicaragua, en relación a la población económicamente activa, pondrá mayor presión en el sistema público de salud, ya que la inmensa mayoría de la población recurrirá a este sistema como su única alternativa para la atención en salud.

* El autor es médico especialista en Salud Pública

Facebook Comments