Demandan cadena perpetua contra asesino

Un grupo de pobladores se manifestó frente al Complejo Judicial de Matagalpa, donde Dolvin Centeno admitió ante una juez el asesinato de Carmenza Hernández

Reclaman cadena perpetua
Pobladores reclamaban la cadena perpetua contra Dolvin Centeno. © MOSAICO CSI

Pobladores procedentes del municipio de Río Blanco, la mañana de este martes 23 de febrero, se manifestaron frente al Complejo Judicial de Matagalpa, exigiendo la aplicación de la pena de “cadena perpetua” contra Dolvin Evenor Centeno Centeno, de 20 años, acusado de asesinar a la joven Camenza Hernández Godínez, de 18.

Le puede interesar: Atrapan a presunto asesino de mujer en Yalí

Antes, la pena máxima era de 30 años de prisión, pero, la cadena perpetua entró en vigor el 19 de enero reciente, cuando fue publicada en La Gaceta, un día después de que la reforma al Artículo 37 de la Constitución Política fue aprobada en segunda legislatura por la Asamblea Nacional, dominada por el Frente Sandinista, en una sesión especial en Darío, Matagalpa, por el 154 aniversario del natalicio de Rubén Darío.

“Excepcionalmente se impondrá la pena de prisión perpetua revisable para la persona condenada por delitos graves, cuando concurran circunstancias de odio, crueles, degradantes, humillantes e inhumanas que por su impacto causen conmoción, rechazo, indignación, repugnancia en la comunidad nacional. La ley de la materia determinará y regulará su aplicación”, señala el artículo constitucional reformado.

También puede leer: Los Rayo fulminan a Brumas de Jinotega

“Cadena perpetua para el asesino”, era una de las frases repetidas en las pancartas que andaban los manifestantes.

Mientras tanto, en una de las salas del Complejo Juidicial, Centeno enfrentaba la audiencia inicial en la que decidió acdmitir los hechos que le imputó el Ministerio Público por asesinato agravado y robo agravado, ambos delitos en concurso real, en perjuicio de Hernández Godínez.

La titular del Juzgado Único de Distrito Penal de Audiencias y de Violencia por ministerio de ley en Matagalpa, Maribel del Rosario Parrilla, realizó el correspondiente control de legalidad para determinar que Hernández admitía los hechos estando libre de cualquier tipo de amenazas y lo declaró culpable de los delitos imputados. La sentencia será notificada el 2 de marzo próximo.

Además: Presidenta de Inde: “El Gobierno tiene que rectificar”

La acusación que había sido presentada por el fiscal auxiliar Walter Urbina, refiere que Centeno trabajaba para una empresa de vigilancia y llegaba por turnos de 24 horas –llegaba a las 7:00 a.m. y salía a la misma hora del siguiente día– a cuidar el negocio de productos de plástico donde Hernández trabajaba como secretaria, pero también recibiendo y despachando la mercadería en el barrio Bosques del Musún de la ciudad de Río Blanco.

Asimimo, el Ministerio Público relata que Centeno “enamoraba” a Hernández y esta “no aceptaba los enamoramientos que le realizaba el acusado Dolvin Evenor Centeno Centeno y lo ignoraba”.

Agrega la Fiscalía que a Centeno “no le agradaba la víctima”, presuntamente porque “en una ocasión”, ella “encontró dormido al acusado en horas laborales, y la víctima le informó al jefe del acusado, este le llamó la atención y a raíz de ese hecho el acusado tomó enemistad con la víctima…”.

Suscríbase a nuestro Canal de YouTube

El relato de la Fiscalía apunta que, el 5 de febrero, el vigilante y Hernández estuvieron en sus puestos de trabajo; pero, a las 5:30 p.m., la joven fue a un servicio higiénico afuera de la bodega, mientras que Centeno la siguió y la intimidó con una daga, un arma blanca con doble filo, presuntamente con intenciones de violarla.

La muchacha intentó huir, pero el vigilante la atacó con la daga, provocándole heridas en el cuello y el pecho, una de las cuales perforó un pulmón.

Tras matar a la joven, el vigilante le despojó de un celular valorado en cinco mil córdobas. Y una hora después, quiso encubrir el crimen. Metió el cuerpo en dos sacos y lo llevó a una zanja detrás de la bodega y lo tapó con maleza. Asimismo, en la entrada al baño donde la mató, el presunto asesino, dice la Fiscalía, “derramó un balde que contenía aceite negro en todo el piso del baño para tapar la sangre de la víctima”.

Unas sandalias que andaba Hernández, el homre las metió en una bolsa y las lanzó al este de la bodega, entre maleza.

El cadáver de Hernández fue encontrado a las 2:30 p.m. del 6 de febrero y al siguiente día la Policía emitió una nota de prensa diciendo que Centeno había confesado la autoría del crimen.

Facebook Comments