Consecuencia de tener un apoderado incompetente

Golpeó intempestivamente, sin que alguien esperara ese desenlace. El nocaut que recibió Román Chocolatito González grafica el pésimo y vergonzoso manejo de su apoderado Carlos Blandón.

Alguien que no sabe ni una vocal de boxeo ha estado dirigiendo a un peleador fuera de serie. Alguien que apareció de la nada ha logrado empañar una carrera que había sido exitosa.

Le puede interesar: El beisbol en Matagalpa, un poco de historia

Román se encaminó de forma sistematizada a tres títulos mundiales (105, 108 y 112). Y todo se hizo en tiempo y forma, sin embargo, llegó Blandón y en su afán de beneficio personal apresuró a Chocolatito a subir de categoría sin permitir que el muchacho se fuese asentado a ese peso. Lo tiró a la boca de los leones de manera despiadada. Eso señores es ser inescrupuloso.

Ayer Román fue noqueado en cuatro asaltos por Rungvisai y el colmo es que ni al hospital lo acompañó.

Suscríbase a nuestro Canal de YouTube

Es triste cómo se va escribiendo la historia final de la carrera de un peleador que fue guiado con pinzas por Prodesa. Sin embargo, ahí está el reflejo de ser manejado por un “analfabeta” en boxeo.

Nuestra solidaridad, aprecio y respeto para Chocolatito. ¡Siempre serás grande!

(*) El autor es periodista y brindó cobertura al combate entre Román González y el tailandés Sor Rungvisai

Facebook Comments