Berman Espinoza quería lanzar nueve innings

Cuatro-anuncios-Mosaico

Por Óscar González Morales, LA PRENSA, 20 de junio de 2015

La adrenalina aún hacía vibrar sus cuerpos y la emoción les hacía temblar un poco la voz, esa que con un poco de dificultad intentaba sacar al exterior en forma de palabras la emociones que invadían a los campeones.

Berman Espinoza tuvo una ardua labor ayer en la coronación de Matagalpa, al realizar 166 lanzamientos en 8.1 entradas frente a León. LA PRENSA/DOUGLAS LÓPEZ
Berman Espinoza tuvo una ardua labor ayer en la coronación de Matagalpa, al realizar 166 lanzamientos en 8.1 entradas frente a León. LA PRENSA/DOUGLAS LÓPEZ

Y es que fue otro partido de gran picheo, de batazos oportunos y de un beisbol cargado de incertidumbre, el que ganaron 3-2 y les dio una nueva corona del beisbol superior nicaragüense a los Indígenas de Matagalpa anoche.

“Les dije (a sus compañeros de equipo) ‘voy a tirar los nueve innings’, pero me sentí un poco cansado, pero Wilfredo (Amador) hizo el trabajo (con un buen cierre)”, comentó Berman Espinoza, ganador del partido, al llegar hasta el noveno episodio con dos carreras permitidas.

“Yo quería hacer lo mismo que con la Costa, pero (el mánager Ramiro) Toruño me preguntó cómo me sentía y yo le dije que un poco cansado, que mejor me sacara”, relató el derecho.Charlys

“Berman se merece todo el crédito, fue demasiado para él, tampoco hay que maltratar a la gente, pero él tenía esa espinita y lo hizo bien”, expresó Toruño.

El sabor de la victoria es saboreado otra vez por los matagalpinos, aunque el condimento en esta ocasión es lograrlo fuera de casa, en el estadio Héroes y Mártires de León, después de que en 2012 alcanzaran el título en el estadio Chale Solís, al vencer al Bóer.

“Fue más dura esta final. En cuartos jugamos cinco partidos, en semifinal con la Costa también, no paramos de jugar. Hay que darle el mérito a los muchachos”, agregó Toruño, quien es campeón por segunda vez con este conjunto.

Un hombre importante en la coronación de Matagalpa fue Omar Herrera, un veterano que incluso no comenzó como titular en el equipo, pero fue oportuno en toda la postemporada.

“Sabía que iba a ser un juego difícil, pero hicimos un gran trabajo en conjunto. Agradezco al mánager (Toruño) que nos dio la oportunidad de estar en el equipo, porque no empecé en él”, enfatizó el pelotero.

Tras el juego, los matagalpinos tenían de frente un largo viaje, pero seguro será más extensa la celebración.

EL ADIÓS

Desde el lado de los derrotados estaba  el receptor Julio Vallejos, quien a sus 46 años dio un gran adiós al beisbol nicaragüense, aunque no lo hizo como hubiese deseado.

“Me duele haber perdido esta final, nadie es culpable, simplemente Matagalpa fue mejor”, comentó Vallejos.

“Fue una buena final, aunque no tanto como cuando se gana. Agradezco a toda la gente, también a los de Matagalpa”, agregó.

Global-corredores

Facebook Comments