Armados roban en capilla de La Garita en San Ramón, Matagalpa

La Garita
Los armados entraron a la capilla Nuestra Señora de La Merced en La Garita, San Ramón. MOSAICO CSI/Cortesía Diócesis de Matagalpa

Personas desconocidas y portando armas de fuego llegaron la tarde de este martes 17 de julio a la capilla Nuestra Señora de La Merced, en la comunidad La Garita, del municipio matagalpino de San Ramón, donde realizaron algunos daños y robaron dinero que había en unas alcancías.

De acuerdo con una denuncia de la Diócesis de Matagalpa, los armados llegaron al templo perteneciente a la Parroquia San Ramón Nonato, cinco kilómetros al oeste de la ciudad de San Ramón y 7 kilómetros al noreste de la ciudad de Matagalpa, donde intimidaron a quienes estaban cuidando.

La Garita
Los ladrones dañaron las alcancías y robaron el dinero que estas contenían. MOSAICO CSI/Cortesía Diócesis de Matagalpa

Además, forzaron puertas y rompieron las alcancías. Luego fueron al sagrario y también lo forzaron con presuntas intenciones de robar el Santísimo Sacramento que, según la Diócesis, “no estaba depositado en el lugar”.

“Nuestra solidaridad con monseñor Isidoro Mora, párroco de San Ramón y con los fieles de la comunidad. A la vez repudiamos este acto e instamos a los responsables de este y otros hechos de profanación, robos, asesinatos y violencia, a ser conscientes de sus acciones y recordar que la paz no se construye únicamente con buenos discursos sino con actos concretos”, refirió la Diócesis a través de las redes sociales.

Semanas atrás, el sacerdote Mora, quien es el Vicario General de la Diócesis, había denunciado diferentes acciones intimidatorias en su contra.

La Diócesis de Matagalpa es dirigida por monseñor Rolando José Álvarez Lagos, uno de los obispos que sirven de mediadores y testigos en el diálogo nacional que lleva semanas estancado debido a la represión gubernamental.

Mientras tanto, sacerdotes de distintas parroquias en las ciudades de Sébaco, Darío, Matagalpa y Matiguás, han sido calumniados y amenazados de muerte por su labor como mediadores en distintos conflictos suscitados durante la crisis sociopolítica en la que está sumergido el país.

El sábado 14 de julio, personas desconocidas también entraron a la Capilla San Antonio, de la Parroquia Santa Lucía en el municipio de Darío, donde robaron el sagrario y el Santísimo, los cuales después lanzaron a la calle.

Mientras que la noche del 15 de julio, fueron incendiadas las instalaciones de un edificio que la Parroquia Inmaculada Concepción de María utiliza para impartir catequesis de Primera Comunión y Confirmación en la ciudad de Sébaco.

 

Facebook Comments