Armados obligan cierre de escuelas en el Caribe Norte

Seis centros, 11 maestros y 300 niños afectados, confirma Vicariato de Bluefields

[rev_slider_vc alias=”gascentral”]
[rev_slider_vc alias=”policlinicacentral”]
[vc_wp_text]

Hombres armados que se desplazan en comunidades de Siuna dejaron mensajes contra el régimen de Daniel Ortega, en una escuela, septiembre pasado. LA PRENSA/ARCHIVO

José Belisario Paz, coordinador nacional de la pastoral educativa del Vicariato de Bluefields, confirmó a LA PRENSA que han cerrado seis escuelas en Siuna, en la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte (RACCN) y retiraron a 11 maestros de educación primaria debido a las amenazas recibidas de grupos armados que llegaron a los centros y atemorizaron a los profesores. En Siuna han sido afectados unos 300 niños que no están recibiendo clases.

Las escuelas que han sido cerradas están ubicadas en las comunidades del sector de Iyas y Angostura de Iyas, jurisdicción de Siuna. Paz, coordinador nacional de la pastoral educativa del Vicariato de Bluefields, también aseguró que han tenido problemas en Ubú Norte y Waslala.

Comentó que esta situación ha sido informada a las autoridades de la Policía Nacional y el Ejército de Nicaragua, así como a la delegación departamental del Ministerio de Educación en el Triángulo Minero.

Asimismo a los obispos del Vicariato Apostólico de Bluefields, monseñor Pablo Schmitz Simón y David Albin Zywiec Sidor, obispo auxiliar del mismo Vicariato.

Monseñor Zywiec Sidor dijo que los obispos están preocupados por esa situación que están viviendo en Siuna los profesores de la pastoral.

En Siuna el vicariato apostólico de Bluefields atiende a 1,716 estudiantes en 39 escuelas, de las cuales, seis están cerradas temporalmente y hay 11 profesores suspendidos. En la actualidad solo cuentan con 52 profesores.

Nuncio clama por la paz en el Caribe

Justo el fin de semana, preocupado por los conflictos suscitados por las invasiones de colonos a territorios indígenas en el Caribe nicaragüense, el nuncio apostólico en Nicaragua, monseñor Fortunatus Nwachukwu, exhortó al fin de la violencia, principalmente en la Región Autónoma del Caribe Norte, denunciando además el cierre de escuelas por amenazas “de grupos” que no identificó.

Nuncio Fortunatus Nwachukwu
Fortunatus Nwachukwu, nuncio apostólico en Nicaragua. LA PRENSA/ARCHIVO

La exhortación del representante del papa Francisco en Nicaragua surgió al finalizar la celebración eucarística que presidió este domingo 12 de febrero en la parroquia San Juan Pablo II en la villa Chagüitillo, en el municipio de Sébaco, jurisdicción de la Diócesis de Matagalpa.

Confirma tensión

Antes de impartir la bendición a los fieles, al terminar la misa, el nuncio Nwachukwu pidió oraciones “por nuestros hermanos del Vicariato Apostólico de Bluefields, sobre todo en la parte norte (RACCN), donde fuimos hace unos días, donde tenemos un poquito de tensión entre las comunidades (de) miskitos y las otras poblaciones”.

Nwachukwu, quien el 17 de febrero cumplirá cuatro años como enlace del Vaticano y la Conferencia Episcopal de Nicaragua, estuvo la semana pasada en comunidades del Caribe Norte, donde —según dijo al empezar la misa en Chagüitillo— navegó durante 13 horas en una panga con motor desde Waspam por el río Coco y “para algunos de ustedes serán lugares conocidos, pero otras personas ni siquiera saben que es de Nicaragua”.

 “Todo el tiempo sembrábamos el mensaje de paz, de dejar la violencia y abrazar el diálogo, la concordia. Parece que cosechamos un poquito de éxito, pero necesitamos todavía más oración”, dijo el nuncio al final de la misa.

Amenazas a la Iglesia en Siuna

Agregó que “hoy (el domingo 12 de febrero) viniendo acá, he sabido también que en la misma región, alrededor de Siuna, tenemos amenazas (contra) la Iglesia nuestra, grupos que han amenazado, han hecho cerrar nuestras escuelas (…), si este mensaje puede llegar a estas personas, las estoy llamando, estoy pidiendo en el nombre del Santo Padre, el papa Francisco, a dejar, por favor, abiertas las escuelas católicas cristianas…”.

El nuncio también llamó a que “si hay alguna queja, que se busquen los medios pacíficos, (porque) cerrando las escuelas se hace sufrir mucho más a los pobres inocentes. No se alcanza nada por medio de la violencia, casi todo se alcanza por medio del diálogo. Por favor, recordemos a estos nuestros hermanos en nuestras oraciones”.

[/vc_wp_text]

Facebook Comments