Urge apoyo para don Sergio Ramón Gutiérrez en Matagalpa

Sergio Ramón Gutiérrez
Rosario Úbeda Ortiz junto a su esposo Sergio Ramón Gutiérrez Herrera. ARCHIVO MOSAICO CSI

«Servíos con amor los unos a los otros». Este versículo de las epístolas de San Pablo a los Gálatas, ha sido la práctica de siempre para Sergio Ramón Gutiérrez Herrera, un contador retirado de múltiples oficios que, junto a su esposa, Rosario Úbeda Ortiz, han destacado apoyando a diferentes sectores vulnerables en Matagalpa.

Gutiérrez Herrera hoy está enfermo, hospitalizado y requiere de donantes de sangre de tipo B negativo. Sus familiares dicen que del tipo O negativo también puede servir y es urgente.

Este matrimonio ha dedicado su tiempo a servir a niños, madres solteras y adultos mayores, disponiendo de sus escasos recursos para sostener diversas actividades para apoyar a los más vulnerables.

“Siempre estamos juntos. El apoyo recíproco a los planes de cada uno, ha sido fundamental”, contó Úbeda en una entrevista en nuestros archivos periodísticos y por eso ella respaldó a su esposo cuando, en 1997, este se aventuró a conformar un equipo campesino de beisbol y un año más tarde fundarían juntos la Asociación de Pequeñas Ligas en Matagalpa (APLM).

De las ligas organizadas por esa asociación, surgieron algunos peloteros hoy adultos, incluyendo a Kevin Gadea, quien reconoció el mérito del matrimonio Gutiérrez-Úbeda, en una entrevista que concedió apenas dos días después de conocer que los Rays de Tampa Bay lo seleccionaron en el draft de la Regla 5 y que sería el nicaragüense número 15 en jugar en las Grandes Ligas del Beisbol en Estados Unidos.

Gadea recordaba que siempre jugó la tercera base con el equipo infantil Los Tucanes, formado por su padre y “no había mucha gente que apoyara” a las Pequeñas Ligas, reconociendo que don Sergio y doña Rosario “siempre estuvieron apoyando al beisbol y ellos hacían muchísimo esfuerzo por mantener la liga… aunque crecí en Los Tucanes los recuerdo mucho…”.

Las ligas recreativas y competitivas organizadas por este matrimonio involucraban a más de 200 niños. Pero también organizaron juntos las ligas recreativas de softbol de lanzamiento lento.

Úbeda, enfermera retirada, constituyó en el año 2000, junto a Gutiérrez, la Fundación Adultos Mayores de Matagalpa Monseñor Leopoldo Brenes, y cuya personería jurídica la obtuvieron en 2007. Atención sicológica, terapias físicas, actividades recreativas y enseñanza de manualidades a más de 120 adultos mayores, es parte de lo que esta pareja ha hecho por Matagalpa y sin financiamiento.

Úbeda además imparte clases gratuitas de costura a madres solteras y de escasos recursos. El Gobierno Municipal la declaró Ciudadana Notable de Matagalpa en 2009.

Sin duda, esta pareja ha hecho suyo el mensaje de San Pablo: «Servíos con amor los unos a los otros». Hoy, don Sergio, miembro del Círculo de Cronistas Deportivos de Matagalpa, requiere con urgencia de donantes de sangre. Si está en su posibilidad, amigo lector, es un buen momento para retribuir en algo a esta gran pareja de matagalpinos.

Comenta esta noticia