Policlinica-y-Darlin

Byron “El Gallito” Rojas silenció Sudáfrica al vencer a Hekkie Budler

German García, LA PRENSA, 20 de marzo de 2016

En el Palacio de los Emperadores, Johannesburgo, Sudáfrica, Byron “El Gallito” Rojas cruzó una muralla de pronósticos en su contra, pasó de lo corajudo a lo suicida, de lo fulgurante a lo alucinante y de lo desesperante a lo epopéyico. Con hielo en la sangre y fuego en los puños, tuvo que hurgar en lo profundo del cofre para vencer. El prólogo era del ahora excampeón Hekkie Budler, el epílogo del nicaragüense y nuevo campeón mundial de las 105 libras de la AMB por una cerrada decisión unánime (115-113).

(De izquierda a derecha) Byron Rojas, nuevo campeón; Marcelo Sánchez,apoderado y Róger Rivas, entrenador. LA PRENSA/CORTESÍA MARCELO SÁNCHEZ
(De izquierda a derecha) Byron Rojas, nuevo campeón; Marcelo Sánchez,apoderado y Róger Rivas, entrenador. LA PRENSA/CORTESÍA MARCELO SÁNCHEZ

“El Gallito” hizo vibrar como cuerdas de violín el rostro del sudafricano, los golpes poco a poco hacían al excampeón transportarse a la embriaguez de la derrota, con el vértigo de un salto mortal y cuando Budler respondía, Rojas soportó ferozmente minuto a minuto el flagelo de los golpes. Charlys-guia

Una determinación extraordinaria reinaba en el muchacho matagalpino, que desde el primer asalto salió a buscar la pelea, había hecho la tarea en casa, el round de estudio nunca existió. Rojas conectó su izquierda en cruzado y la derecha lacerante en volado en repetidas ocasiones, pero Hekkie trató de enderezar el asalto al azotar la mandíbula del pinolero.

En el segundo episodio Rojas salió nuevamente agresivo, sabía que ceder un poco podría significar mucho a la hora final, y mientras Budler se paraba frente a Rojas, recibió una izquierda que sacudió su alocado rostro, lo mandó de retroceso y su ceja derecha expulsó sangre, y en medio del intercambio con el empuje de ambos peleadores, un choque terminó de aumentar el caudal de la herida del en ese entonces campeón, el pinolero había encontrado la dirección.

En ese asalto estuvo la clave de todo, Budler sobrevivió, pero ya no fue el mismo, si había pensado que el combate sería un deleite para su público llevando él la voz principal, en ese momento había que replantearse todo y es ahí donde comienza a correr, a usar esa vieja estrategia de entrar y salir, tratar de cansar al oponente y desorientarlo, sin embargo, a pesar que Rojas empieza a fallar y a desesperarse, su producción de oxígeno estaba intacta, posteriormente perdió dos asaltos siguientes y empató uno: ¿Budler había encontrado la fórmula de sobrevivir con su corona tambaleándose?

Brenda-y-Jose

Si pensaron eso estaban equivocados. El entrenador de Rojas, Róger Rivas, no lo mandó a desgastarse y seguir el juego de Budler, sino que utilizó la paciencia. ¿Cuál es la clave cuando se agota la paciencia? Tener más paciencia y así fue. Cuando Budler se quedaba Rojas aprovechaba, en el sexto y séptimo asalto logró retomar el control de las acciones, llevándolo a la esquina para castigarlo, pero astutamente con amarres, Budler se lograba escapar, no obstante recibía su dosis de piquetes del “Gallito”.

Cuando llegó el octavo y noveno asalto, Budler se había dado cuenta de que “El Gallito” estaba en su límite, es decir, que eso era todo lo que podía dar, sin más variantes, era un guerrero con un objetivo, pero en el trayecto su defensa se desvanecía y sus combinaciones de golpes eran muy cortas. Budler fue agresivo pero siempre mantuvo la distancia, y a pesar que en el cierre del noveno Rojas combinó su izquierda para recordar los asaltos tortuosos que se venían, Budler había sacado ventaja de esos rounds.

Gas-Central

En los tres asaltos finales, el matagalpino se impuso con la intermitencia del undécimo, y en el round 12 sorprendieron la bravura y coraje albergados. No parecía que fuera el final, sino el comienzo para el muchacho de 25 años que venció valientemente y sin apelaciones. En cada pelea se juega una historia y Rojas ya produjo la suya, entró al templo sagrado de los campeones con un corazón que bombeó vigorosidad en todo momento.

DETALLES

Byron “El Gallito” Rojas consiguió el triunfo 17 en su carrera profesional, tiene dos derrotas y tres empates.

“El Gallito” superó el combate más importante de su carrera, mostrando una verdadera evolución y regresará mañana al país proveniente de Sudáfrica a las 10: 50 de la noche, esperándole una fiesta en Matagalpa.

Global-corredores

Comenta esta noticia