“Se me metió el diablo”, dice hombre acusado de violar a bebé en Jinotega

La niña fue localizada en una huerta de maíz, cerca de la casa donde fue sustraída.

[rev_slider_vc alias=”gascentral”]
[rev_slider_vc alias=”policlinicacentral”]
[vc_wp_text]

Bryan Omar García, de 20 años, fue llevado el mediodía de este jueves 6 de julio ante la juez de Jinotega, Engracia Inés Flores, acusado por la violación de una niña de trece meses, quien fue abandonada en una huerta de maíz la madrugada del 3 de julio en una comunidad La Pavona, El Cuá.

García fue acusado de secuestro simple, violación agravada y exposición de personas al peligro y abandono. La juez fijó audiencia inicial para el 18 de julio.  En su defensa el acusado señaló ante las autoridades que “no recuerdo nada de lo que pasó… se me metió el diablo”, subrayó.

La abuela de la bebé, que estaba encargada del cuido de esta, relató ante la juez lo ocurrido la noche del 2 de julio. Según su testimonio ese día dejó a la niña en una hamaca y se fue a buscar pañales en otra casa ubicada como a 30 metros y cuando regresó ya no encontró a la niña por lo que comunicó lo ocurrido a los vecinos.

Unas cincuenta personas comenzaron a buscarla entre cafetales, carreteras y el monte, sin embargo fue encontrada hasta la madrugada del día siguiente cuando escucharon el llanto de la bebé. La pequeña fue localizada en una huerta de maíz, cerca de la casa donde fue sustraída.

Según la declaración de la señora estaba desnuda, “toda picada de zancudos” y tenía tierra en su boca. Se conoció que la bebé aún se encuentra hospitalizada en Jinotega y está fuera de peligro.

El día de los hechos, un equipo, a cargo del comisionado mayor Marvin Castro de la policía departamental de Jinotega, encontró a García en estado de ebriedad en una finca cercana de donde se cometió el crimen.

“Él admitió que es culpable, la gente lo quería matar, se capturó antes que lo agarraran ahí”, dijo a LA PRENSA una fuente de la policía departamental de Jinotega.

[/vc_wp_text]