Récord a la vista en el Campeonato Nacional de Beisbol Superior

Policlinica-y-Darlin

Gerald Hernández, LA PRENSA, 26 de febrero de 2016

Al jugarse la cifra récord de 112 partidos en la temporada regular del Campeonato Nacional de Beisbol Superior, que inicia hoy, vale la pena soñar con la caída de marcas que se han sostenido largo tiempo, pero que ahora se presenta la oportunidad ideal para tumbarlas.

Arnol Rizo es dueño de los récords de anotadas y boletos. LA PRENSA/MANUEL ESQUIVEL
Arnol Rizo es dueño de los récords de anotadas y boletos. LA PRENSA/MANUEL ESQUIVEL
RÉCORDS AL ALCANCE

Desde 1995 no vemos un ganador de 20 juegos y la extensión de esta temporada parece preparar el escenario para acabar con la sequía.Charlys

Lanzadores como Junior Téllez (Costa) y Gustavo Martínez (Dantos), que tienen un gran respaldo, podrían ir por los 20 e incluso atacar la marca de 23 que posee Epifanio Pérez.

Lo mismo se aplica para los juegos salvados, que están en poder de Juan Serrano con 18.

A la ofensiva, Arnol Rizo impuso hace dos años los récords de anotadas (110) y bases por bolas (89) en un torneo de 96 partidos. Con 16 juegos más este año, tiene una buena oportunidad de superarse.

Rafael Barberena tiene la marca de triples -con 15- desde 1977. Moncho Flores jugando en el amplio estadio de Estelí, es un buen candidato para borrar esa vieja cifra.

¿Y qué hay de los 36 dobletes de Jilton Calderón en el 2014? Parece otra cifra alcanzable.

DIFÍCIL, NO IMPOSIBLES

David Green pegó 156 hits con los Búfalos en 1978 y desde entonces nadie lo ha superado.

Hace dos años, Juan Oviedo coleccionó 132 cohetes en 94 partidos, así que llevando ese ritmo a 112 encuentros, hubiera pegado 157. Así de difícil esta tumbar a Green.

Gas-Central

Los 59 robos de Sandy Moreno en 1990 parecían amenazados por Iván Marín en años recientes, pero el mismo Marín explicó que a medida que el torneo avanza, al cansancio llega y la velocidad y energía decrecen. La clave es acumular la mayor cantidad en el arranque.

Lo mismo es para los lanzadores, así que ponchar a 220 bateadores, como lo hizo Diego Raudez en 1983, es cosa seria.
Elvin Orozco es el rey del ponche de la actualidad, pero en esta era que los brazos son cuidados y hay pocos juegos completos, por lo tanto recorren menos innings, perdiendo la oportunidad de fabricar más “chocolates”.

INTOCABLES

En esta categoría están los récords que tienen la etiqueta de sagrados.

El 0.14 en efectividad de Julio Moya no va de la mano con el torneo largo. para conseguir esa efectividad en 1984, el leonés solo permitió dos carreras limpias en toda la temporada.

Los 27 juegos completos del “Robot” Medina son de otra galaxia, más con el límite impuesto de 100 picheos por juego. Así que difícilmente veremos a alguien con más de cinco completos.

Global-corredores

Con el madero, el promedio de .468 del cubano Pedro Luis Rodríguez es inalcanzable. Rodríguez lo consiguió en 150 turnos al bate y en esta liga de 112 juegos, los bateadores deberán acumular al menos 300 visitas al plato para ser elegibles a la corona. Quizá no tengamos uno solo de .400.

Y por supuesto están los registros del “Tiburón” Ernesto López: 42 jonrones y 117 carreras producidas en 1978.
Con 90 juegos en los años recientes la mayor marca de cuadrangulares ha sido 22, así que si alguien llega a los 30 será una hazaña, por lo tanto enviar 40 pelotas encima de la cerca, solo que la Liga se estirara a 200 partidos.

En 1978, Ernesto empujó más de una carrera por juego. Ese es un ritmo alucinante. Entre los últimos que han conseguido algo similar, está Sandor Guido con 53 remolques en 52 encuentros en 2006. ¿Podrá repetirlo pero en el doble del recorrido que lo hizo antes y 10 años más veterano?

NO SE SALVARÁ

103 partidos jugó Julio Medina con el San Fernando en la temporada de 1993, para ser dueño de una marca que debe caer este año, en el cual se jugarán 112 encuentros.

Brenda-y-Jose

Mosaico CSI

Somos una organización comunicacional líder en audiencia, alcances e incidencia. Somos la principal y más confiable fuente de información.