Obispo Álvarez llama a no perder la esperanza

El jerarca católico presidió las solemnidades patronales del municipio de Río Blanco en honor de Nuestra Señora del Carmen

Considerando que “los nicaragüenses estamos atravesando una vez más una noche oscura”, el obispo de la Diócesis de Matagalpa, monseñor Rolando José Álvarez Lagos, les exhortó a no perder la esperanza, señalando que la Virgen María presenta a su hijo, Jesús, como la luz del mundo.

El jerarca católico presidió este lunes 16 de julio las solemnidades religiosas en honor de Nuestra Señora del Carmen, en la parroquia del mismo nombre en la ciudad de Río Blanco, departamento de Matagalpa.

A criterio del obispo Álvarez, en Nicaragua, sumergida en una profunda crisis sociopolítica desde hace tres meses, “mucha gente está siendo tentada y seducida a perder la esperanza. ¿Cuántos de nosotros en estos meses nos hemos preguntado y en qué va a parar esto? (…) ¿seguirán habiendo más muertes, más crímenes, más asesinatos, más atropellos, hasta donde vamos a llegar?”.

Obispo en Río Blanco
Monseñor Rolando José Álvarez Lagos, obispo de la Diócesis de Matagalpa, presidió las solemnidades patronales en Río Blanco. MOSAICO CSI/CORTESÍA

“No hay duda que los nicaragüenses estamos atravesando una vez más una noche oscura”, dijo el prelado durante su homilía; sin embargo, exhortó a los feligreses a centrar su esperanza en Cristo.

Agregó que si bien son necesarias las gestiones a nivel nacional e internacional para poner fin a la crisis en Nicaragua, “nuestra principal confianza, nuestra principal fuerza y nuestro único poder es Él, es el Señor al que Ella como madre, como buena madre nos presenta. Cristo es nuestra esperanza y Él nos salvará de esta situación”.

Según el obispo Álvarez, “los nicaragüenses, en nombre de Cristo, saldremos de esta situación y saldremos alegres, dándole gracias al Señor porque al ir iban llorando y al volver volveremos cantando”.

Antes de la misa en la Parroquia Nuestra Señora del Carmen, cientos de feligreses recorrieron en procesión, con la imagen de esa advocación mariana, las principales calles de la ciudad de Río Blanco, orando por la paz en Nicaragua.

 

 

Facebook Comments