Obispo Álvarez: “Dios obra maravillas y derriba del trono a los poderosos”

Policlinica-y-Darlin

Manuel Antonio Obando Cortedano (Diócesis de Matagalpa)

Obispo Álvarez

“Hoy es un día propicio para decir como sociedad ranchograndeña que perdonamos a los empresarios mineros que quisieron hacernos daño. No les guardamos rencor ni resentimiento”, afirmó monseñor Rolando José Álvarez Lagos, al presidir el 23 de diciembre la Eucaristía en agradecimiento por todos los dones recibidos en la parroquia Nuestra Señora de Fátima del municipio de Rancho Grande.

El pasado 3 de octubre, miles de pobladores de ese municipio matagalpino participaron en una multitudinaria peregrinación a favor de la vida y en rechazo a la explotación minera. Una semana después el gobierno de Nicaragua declaró no viable la minería en ese lugar.Charlys-guia

Antes de presidir la acción de gracias, monseñor Álvarez participó en la procesión con las imágenes de San Francisco de Asís y Nuestra Señora de Fátima, posteriormente fue la ceremonia de bienvenida y la santa Misa.

En la homilía, el prelado aseguró que Rancho Grande es un pueblo del norte que le dice mucho al país; manifestó que son testimonio de lo que es posible lograr cuando el pueblo se une: “en ustedes se cumplió el magníficat. El Señor ha demostrado que sin hacer daño, pacíficamente, teniéndolo a él como guía, como baluarte, Dios obra maravillas y derriba del trono a los poderosos”.

Finalmente agradeció al gobierno por la decisión e instó al cuido de la naturaleza porque “el medio ambiente es un sitio para encontrarse con Dios”.

Gas-Central

En la celebración participaron hermanos no católicos, organismos defensores de la naturaleza, sacerdotes de la diócesis de Matagalpa y de la parroquia de Waslala.

Mosaico CSI

Somos una organización comunicacional líder en audiencia, alcances e incidencia. Somos la principal y más confiable fuente de información.