Cuatro anuncios

Sábado 9 de mayo de 2015 05:58 GYT

MANILA (Reuters) – Filipinas evacuó a miles de personas el sábado en la zona noreste de la principal isla del país, Luzón, a menos de 24 horas de que un potente tifón toque tierra, según lo esperado.

Filipinas evacuó a miles de personas el sábado en la zona noreste de la principal isla del país, Luzón, a menos de 24 horas de que un potente tifón toque tierra, según lo esperado. En la imagen, pasajeros guardan sus pertenencias mientras esperan en una terminal de bus de Manila tras ser evacuados, el 9 de mayo de 2015. REUTERS/Romeo Ranoco
Filipinas evacuó a miles de personas el sábado en la zona noreste de la principal isla del país, Luzón, a menos de 24 horas de que un potente tifón toque tierra, según lo esperado. En la imagen, pasajeros guardan sus pertenencias mientras esperan en una terminal de bus de Manila tras ser evacuados, el 9 de mayo de 2015. REUTERS/Romeo Ranoco

El tifón Noul, una tormenta de categoría 4 con vientos de hasta 160 kilómetros por hora y ráfagas de hasta 195 kilómetros por hora, estaba a unos 210 kilómetros al noreste de la isla de Catanduanes, en el centro de Filipinas.

Se espera que golpee las provincias productoras de arroz de Cagayán e Isabela en torno a las 5 de la mañana (2100 GMT) el domingo, antes de debilitarse a medida que avanza a través de las montañas de Sierra Madre y en el noreste de Luzón.

El departamento de meteorología elevó las alertas por tormenta en 19 áreas de la isla, advirtiendo de que los fuertes vientos e intensas lluvias podrían producir una tormenta de 2,5 metros de altura a lo largo de las zonas costeras y provocar deslizamientos de tierra en áreas montañosas.

Raben Dimaano, un responsable de desastres en la provincia de Sorsogón, dijo que más de 11.000 personas fueron trasladadas a refugios temporales en dos localidades en torno al monte Bulusán, un volcán que entró en erupción en dos ocasiones esta semana, debido al peligro por flujos de lodo.

Por su parte, Alexander Pama, jefe del consejo de gestión y reducción de riesgos por desastres naturales, dijo que las intensas lluvias del tifón Noul en un área de 300 kilómetros de diámetro podría derribar líneas eléctricas, arrancar árboles, techos en casas de paja y dañar cultivos, como los de arroz y maíz, que existen en la región.

Comenta esta noticia