María, una vida en las cocinas del mercado

Desde muy joven le tocó asumir responsabilidades ya que su mamá falleció

María López Fonseca en el mercado
María de Jesús López Fonseca en su negocio en las cocinas del Mercado Sur en Matagalpa. HOY/LUIS EDUARDO MARTÍNEZ M.

LUIS EDUARDO MARTÍNEZ M., Periódico HOY

Llamaban “El Mesón” al área de cocinas del desaparecido primer mercado en la ciudad de Matagalpa, donde Tomasa Fonseca Urbina trabajaba y al que siempre la acompañaba su hija María de Jesús López Fonseca, a quien le enseñó a cocinar y a hacerse cargo del negocio.

Doña Tomasa falleció joven, de 48 años, por un infarto, recuerda María de Jesús, mientras sirve una tasa de sopa de res a un cliente que llegó al puesto que ella tiene en el área de cocinas del Mercado Sur en Matagalpa e indica: “Me enseñó a trabajar y quedé aquí por mi mamá… ya son más de 30 años”.

Mercado María López Fonseca
HOY/LUIS EDUARDO MARTÍNEZ M.

Orlando, Brenda y Bayardo, los hermanos menores de María de Jesús, estaban pequeños y “prácticamente me tocó sacarlos adelante con este empleo”.

María atiende a más clientes, sin interrumpir el relato de parte de su vida. Tuvo cuatro hijos: Ezequiel, Justin, Nohemí y Erick Canales López. El mayor de 32 y el menor ahora de 26 años. “Ya son independientes y me ayudan con lo poco que pueden”, dice.

Las lágrimas asoman en sus ojos cuando recuerda que su hermano Bayardo, “el cumiche” de la familia, “era mi adoración, un gran hombre”. Se convirtió en pastor de una iglesia evangélica en San Sebastián de Yalí, departamento de Jinotega. Él y su esposa, Mary Rosales, fallecieron el 13 de septiembre de 2012 en un accidente de tránsito en la comunidad Río Arriba, a unos 15 kilómetros de aquella cabecera municipal. Dejaron a tres niños en la orfandad: Bayardo, Axel y Obeth, de 11, 8 y 4 años.

“Ay, estos niños son mi alma, no tenían a nadie más y desde entonces están conmigo, los cuido y los amo, son mis hijitos bellos”, expresa.

Con ayuda de su hermana Brenda y una colaboradora joven llamada Nora del Carmen Martínez, María de Jesús está cada día, desde temprano, en su puesto en las cocinas del mercado que ahora lucen limpias, con mejoras en techo, fogones, piso, mesas.

“Diario preparamos comidas secas y sopas. Vendemos barato y nos vienen muchos clientes porque los atendemos bien”, comenta sonriente.

Mercado María López Fonseca
HOY/LUIS EDUARDO MARTÍNEZ M.

Menú

Carnes de cerdo, pollo y res preparadas de distintas maneras, con arroz, frijoles, ensaladas, tortilla, además de sopa de gallina con albóndigas y sopa de res, son parte del menú que diariamente preparan.

“Hacemos sopas de mondongo, pero esa es solo los lunes y los viernes”, advierte, indicando que las sopas “llevan todo tipo de verduras”.

Jesús Vargas Aguinaga y José Ángel Rodríguez Morales, viajaron de Jinotega a Matagalpa y aprovecharon para almorzar donde doña María de Jesús.

“Cuando vengo y se me da la oportunidad vengo donde ella, muy buen sabor en las comidas y sobre todo se mira que es bien aseado porque es lo más importante cuando uno viene a un lugar y se ve la imagen y lo aseado que está”, dice Vargas.

Mientras que Rodríguez apunta que “siempre vengo donde esta señora, porque es un lugar sano y que brinda seguridad para la salud de uno, ella es bien amable y el lugar está bien remodelado”.

60 córdobas cuesta una sopa donde María Jesús, pero ella dice que “si alguien viene con menos dinero, le resolvemos y no lo dejamos ir por eso”.

Mosaico CSI

Somos una organización comunicacional líder en audiencia, alcances e incidencia. Somos la principal y más confiable fuente de información.