DarlinPor Mosaico CSI, 18 de marzo de 2015

Crimen Muy Muy 3
Cerca del cuerpo de Élida del Carmen Pérez Dávila estaba una pala, una coba y unos recipientes de plástico. Mosaico CSI /Cortesía

“Álvaro”, un supuesto médico naturista de quien desconocen apellidos y que presuntamente brindaba “consultas” en el municipio de Matiguás, es el principal sospechoso de matar a tres campesinos el fin de semana recién pasado en una comunidad rural del municipio de Muy Muy, departamento de Matagalpa, confirmaron familiares de las víctimas.

Leonardo Bello Pérez, de 63 años; su hija Élida del Carmen Pérez Dávila, de 24, y el marido de esta última, Arlen Emilio Ochoa López, de 26, murieron el 14 de marzo cuando buscaban un supuesto tesoro sobre el cual les habría hablado el sospechoso.

Crimen Muy Muy 4
Leonardo Bello Pérez había vendido la propiedad. Mosaico CSI / Cortesía

Ana María Dávila, esposa de Bello Pérez, presenta problemas visuales por lo que sus familiares la llevaron a clínicas de Matagalpa y Esquipulas sin encontrar un diagnóstico sobre la enfermedad de la señora; por lo que el año pasado contactaron en Matiguás al supuesto curandero.

Sin embargo, Rubén Antonio Pérez Dávila, hijo del pequeño productor, relató que “el médico”, a quien describe como “un hombre grande, recio, cara redonda, moreno”, dijo a sus padres que en la finca había maleficios, convenciéndolos de que debían vender la propiedad de diez manzanas de extensión, con una manzana y media de cafetales, con otras partes aptas para el cultivo de granos básicos y atravesada por el río Comapasaguas, nueve kilómetros al este del poblado de Muy Muy.

Bello Pérez “vendió baratísimo” la propiedad, afirma Rubén, indicando que en varias ocasiones el curandero visitó la casa de sus padres.

El jueves 12 de marzo, el sospechoso convenció al pequeño productor de que el dinero por la venta de la propiedad podría “multiplicarlo” pero que debía llevarlo a una parte montañosa de la propiedad para “desenterrar un tesoro”.Policlinica-Central

Crimen Muy Muy 5
Arlen Emilio Ochoa, una de las víctimas. Mosaico CSI /Cortesía

Comenta esta noticia