Por Sara Ruiz y Luis Eduardo Martínez M.  LA PRENSA, 18 de marzo de 2015

18portadagringo
El estadounidense Givner Basiel Edsel (sin camisa) goza de atención médica en vez de cumplir condena en el Sistema Penitenciario. LA PRENSA/S.RUIZ

Aunque se encontraba custodiado por dos agentes policiales, el estadounidense Givner Basiel Edsel lleva más de cuatro meses internado en el Hospital Victoria Motta, de la ciudad de Jinotega, donde comparte sala con otros pacientes, algunos atemorizados por los antecedentes del norteamericano.

Edsel debe cumplir en la cárcel una condena de 15 años de prisión por el asesinato del joven Harley Silva Soza (34), a quien decapitó y desmembró el resto del cuerpo en ocho partes en julio de 2012.

La condena fue impuesta en agosto de 2013 por la juez de Distrito Penal de Juicios de Jinotega, Liz de María Centeno.

JUEZ DE EJECUCIÓN NI SABE DE SITUACIÓN DE REO

Sin embargo, el juez de Ejecución de Sentencias y Vigilancia Penitenciaria de Jinotega, Francisco López, dice desconocer sobre la estadía de Edsel en el Hospital Victoria Motta y “menos que tenga meses de estar ahí”.

Una doctora del hospital jinotegano confirmó que Edsel está ahí desde finales de octubre de 2014, presuntamente afectado por diferentes enfermedades.

Edsel, a quien en Jinotega apodan como “El Descuartizador”, fue atendido inicialmente en el Hospital Victoria Motta por problemas de presión alta; sin embargo, lo que lo ha mantenido ahí presuntamente es la operación y tratamiento por una hernia en la pared abdominal, refirió una médico.

PACIENTES INQUIETOS POR TEMOR A QUE LOS MATARA

Personas que han convivido con el estadounidense en el hospital lo describen como un hombre que “no parece asesino”, pero una enfermera del centro asistencial comentó que “los enfermos que estaban cerca del lugar donde (Edsel) estaba, pasaban inquietos y algunos trataban de no dormirse, no por miedo a que los matara, sino por miedo a que se los comiera”.

Esa es una de las historias que cuentan doctores y enfermeras del hospital acerca de la estadía de Edsel en el centro asistencial.

Alfredo Meza, quien llegó de visita al hospital, señaló: “No sé por qué lo atienden de manera exclusiva si he oído que a los presos de aquí (Jinotega) con costo los sacan al centro de salud y no les dan las medicinas que les mandan”.

POLICÍAS LE HACEN“MANDADOS”

Edsel pasa sus días rodeado de personas, aunque la diferencia la hacen los agentes policiales que lo mantienen bajo custodia.

“He visto que él manda a los policías a comprar gaseosas y ellos van. Eso no está bien”, señaló uno de los pacientes, quien prefirió omitir su nombre por temor a que le nieguen atención en el hospital.

Aunque el estadounidense debería cumplir la condena en el Sistema Penitenciario Regional de Waswalí, cinco kilómetros al suroeste de la ciudad de Matagalpa, en ese correccional rechazaron ingresarlo. De manera que Edsel quedó bajo custodia de la Policía en Jinotega y, según el juez López, esa instancia “está más obligada a informarme que van a hacer tal cosa (con el reo)”.

López remitió un oficio a la jefatura departamental de la Policía jinotegana para que le informen sobre la situación del norteamericano y dijo que abordará el tema en la próxima reunión interinstitucional con representantes de las diferentes dependencias operadoras de justicia.

MADRE EXIGE JUSTICIA

María Soza, madre del joven asesinado por el estadounidense Givner Basiel Edsel, cuestionó la actitud del hospital y la Policía de Jinotega que han tomado en el caso. Ella reside en Oakland, California, Estados Unidos, y exige justicia a las autoridades de Nicaragua.

“¿Cómo es posible que tengan a este asesino libre y con medicamentos en lugar que cumpla su sentencia en la cárcel (…)? He oído que lo quieren mandar aquí (a Estados Unidos), pero yo exijo a la Policía que cumpla la sentencia, los 15 años allá, deseo, si es posible, que ese ser no salga de Nicaragua”, declaró Soza.

Ella dice estar decepcionada de las autoridades por no cumplir con la sentencia contra Edsel y especula que hay dinero de por medio para que tengan al asesino de su hijo en condiciones privilegiadas.

“Soy nicaragüense y no me apoyan a mí (…), apoyan a un gringo que asesinó a mi hijo de una manera cruel. Quiero verdadera justicia para mi hijo, no justicia a medias”, finalizó Soza.

Comenta esta noticia