Cohesión de equipo, la clave de Matagalpa contra los Dantos

Los Indígenas barrieron en tres juegos a la tropa militar que defendía el título conquistado en 2016

Equipo Indígenas de Matagalpa
El trabajo de “equipo” fue la clave para el éxito de los Indígenas ante los Dantos. MOSAICO CSI

Refieren los expertos que un grupo de personas se transforma en “equipo” a medida que alcanza cohesión y la expresa a través del compañerismo y la unión de actitudes y aptitudes de los integrantes. Prácticamente fue lo que consiguieron los Indígenas de Matagalpa al propinar una barrida a los Dantos en una de las series de cuartos del final del Pomares 2017.

La tropa militar, dueña de la ofensiva más temida de la Liga, llegó con amplio favoritismo contra los matagalpinos, afectados por lesiones y bajas sensibles durante la campaña.

Pero en la serie reciente, si bien hubo destellos individuales, fue precisamente el trabajo en colectivo lo que sacó a flote a la Tribu septentrional que pretende avanzar más en la conquista de lo que sería su sexta corona en el beisbol nicaragüense.

El aporte de cada Flechero fue clave ante los Dantos. Aquél relevo de tres entradas de Wilfredo Amador, más la impulsada ganadora de Evert Andino y el puntillazo de Johnny Trewin en el inning 11 del primer juego; el refuerzo Antenor López rompiendo el hielo al impulsar las quinielas norteñas en los juegos dos y tres; Johnny dejando en el campo a los militares con un oportuno y certero flechazo en el fondo del noveno inning del segundo compromiso.

Las aperturas “de calidad” de Wilder Rayo y su pariente Lurgen Rayo en los juegos dos y tres, respectivamente, más los relevos de César Orozco, Yorling Delgadillo y Berman Espinoza, complican aún más la pretensión de seleccionar a los más destacados de la serie.

En la acera de enfrente, Ronald Garth, con un promedio de .545 con seis imparables (la mitad dobletes) en 11 turnos, con tres anotadas y un remolque, sin duda fue un “llanero solitario” entre los militares cuya artillería fue congelada por el hermetismo de los lanzadores norteños, quienes vienen experimentando un extraordinario repunte desde sus últimas series.

La mejoría entre los lanzadores norteños llegó en el momento más preciado, en los partidos “que duelen”.

De hecho, los pícheres Indígenas consiguieron una llamativa efectividad colectiva de 2.48 en los tres partidos frente a los Dantos, por ocho carreras limpias —de nueve en total— en un recorrido de 29 entradas. Los artilleros interdepartamentales del equipo del Ejército apenas les batearon para .241 y abanicaron la brisa en 19 ocasiones.

El control fue básico para los Indígenas, pues solo otorgaron siete boletos en la serie.

Lurgen en picheo

Lurgen Rayo
Lurgen Rayo fue el único abridor que ganó juego y su triunfo representó el avance de Matagalpa a semifinales. MOSAICO CSI

Lurgen Rayo fue el único abridor que ganó juego y que mantuvo su efectividad inmaculada, al soportar solo una carrera que fue sucia, en seis entradas lanzadas, en las cuales apenas le conectaron cuatro hits y otorgó dos bases.

Wilfredo, en tres episodios; César, en 2.1 y Yorling, en dos entradas, fueron los otros lanzadores con 0.00 de efectividad.

Picheo vs Dantos playoffs
Las estadísticas no reflejan la actuación de Francisco Valdivia, quien admitió imparables de los dos bateadores que enfrentó y uno de los cuales anotó. MOSAICO CSI STATS

Antenor con mejor promedio

Antenor López
El aporte del refuerzo Antenor López ha sido fundamental para los Indígenas. MOSAICO CSI

En materia ofensiva, los Indígenas superaron a los Dantos y promediaron .297 de manera colectiva, producto de 33 imparables (solo cinco dobles como extra bases) en 111 visitas al pentágono, con 15 carreras anotadas.

Antenor, el tercer bate de la Tribu, obtuvo el mejor promedio (.538), al ligar siete imparables en 13 turnos, con cuatro carreras anotadas y dos producidas.

Bateo vs Dantos playoffs
Matagalpa tuvo mejor promedio que los Dantos en los playoffs. MOSAICO CSI STATS

El sentido de oportunidad favoreció a los Indígenas, considerando que con corredores en posición de anotar, el promedio ofensivo fue de .393 de manera colectiva, por 11 hits en 28 turnos con 13 carreras producidas.

Johnny (.600) estuvo de 5-3 con tres remolques, en esas circunstancias; Antenor (.500) de 4-2 con dos impulsadas; mientras que Marvin Treminio, Omar Herrera (una impulsada) y Enmanuel (dos remolques) batearon de 2-1 cada uno con corredores en posición de anotar; mientras que Evert Andino se fue de 4-1, pero impulsó tres carreras en esas condiciones.

Mosaico CSI

Somos una organización comunicacional líder en audiencia, alcances e incidencia. Somos la principal y más confiable fuente de información.