Cuatro anuncios

En Alemania, Benatia, Lewandowski y Müller marcaron el triunfo 3-2 del equipo de Guardiola para salvar el honor. Pero dos goles de Neymar decretaron la clasificación blaugrana tras el 3-0 de la ida en Camp Nou

Infobae
Reuters

El boleto a la final de Berlín estaba cerca para el Barcelona y terminó de confirmarlo en el Allianz Arena frente al Bayern Múnich. La ventaja de 3-0 en la ida fue tan determinante como los goles de Neymar este martes. El conjunto catalán disputará su octava final de Europa, el próximo 6 de junio en Berlín.

El Barça no se fiaba de la ventaja y lo demostró después de la temprana conquista del equipo de Pep Guardiola que ilusionó a los bávaros. Se jugaban siete minutos cuando Benatia cabeceó sin marca y estampó el 1-0 local.

Sin embargo, el equipo blaugrana, que llegaba de anotar 25 goles en los últimos siete encuentros, revirtió el marcador por su tridente sudamericano. Lionel Messi asistió a Luis Suárez y el uruguayo, en posición de gol frente a Manuel Neuer, tocó suave al medio sin egoísmos para que Neymar empujara el balón al gol (15´).

El conjunto de Luis Enrique encontró tranquilidad con el tanto, que obligaba a convertir cuatro a los alemanes para modificar el resultado. Y en otro contraataque perfecto, Neymar aprovechó otra deliciosa asistencia de Suárez para definir contra el palo del gigante portero alemán y celebrar el 2-1 culé.

La eliminatoria estaba definida, pero los alemanes tenían una misión por delante: salvar el honor. Robert Lewandowski quedó en posición de gol y falló ante una respuesta fantástica del portero Marc-André Ter Stegen antes del descanso.

El segundo tiempo sobraba para los de Luis Enrique, pero era fundamental para los de Pep Guardiola. No podían permitirse una humillación y sus jugadores lo sabían a la perfección.

La goleada frente al Real Madrid en las semifinales del año pasado quedó en un mal recuerdo y el Bayern murió de pie. Lewandowski anotó con clase en el minuto 59 y Thomas Müller convirtió el 3-2 de la victoria cuando el reloj marcaba 73. Faltaban tres goles, imposibles de remontar ante un Barcelona fortalecido y que regresa a una final de Champions cuatro años después.

 

Fuente: Infobae

Comenta esta noticia