Admite que mató a padrastro en El Cuá, Jinotega

Sospechoso dice que andaba "medio picado", lo macheteó y se fue a dormir

“Reconozco haberlo matado”. Con esa frase, un joven identificado como Maicol Centeno, de 22 años, admitió haber asesinado a machetazos a su padrastro José Santiago Molina Herrera, de 45 años, cuyo cadáver fue hallado entre matorrales en una finca de la comunidad Abisinia del municipio El Cuá, departamento de Jinotega.

Centeno habría contado que días antes del crimen riñó con su padrastro porque este presuntamente lo “odiaba” e impedía la relación entre el primero y su madre.

“No dejaba salir a mi mamá y tampoco quería que viera a mi mamá”, señaló Centeno a las autoridades, indicando que esa fue la causa del pleito anterior.

El día del crimen, Centeno dice que “anda medio picado” y que presuntamente Molina lo insultó y amenazó de muerte, entonces “saqué mi machete y le di en la cabeza”.

Agregó que dejó tirado al hombre entre los matorrales y se fue a dormir al campamento de la finca, integrándose a los cortes de café al siguiente día.

El cuerpo de Molina fue hallado en avanzada descomposición, según reportaron las autoridades locales.

Centeno fue llevado a la unidad departamental de la Policía en Jinotega, mientras los investigadores continuaban documentando el expediente que remitirían al Ministerio Público para que esa entidad formule los cargos correspondientes.

Violencia a machetazos

Al menos dos personas habían sido asesinadas a machetazos en las últimas semanas en el departamento de Jinotega.

Marcela Ramos Dávila, de 50 años, fue asesinada de múltiples machetazos que en distintas partes del cuerpo le asestaron, en la madrugada del 1 de enero, personas todavía sin identificar que además lesionaron de gravedad a la pareja de la mujer, Anastasio Orozco. El suceso ocurrió en una comunidad rural del municipio de San José de Bocay, departamento de Jinotega.

Mientras que el 30 de diciembre recién pasado, un hombre identificado preliminarmente como Denis Caballero Mairena, de 65 años, fue asesinado a balazos y machetazos presuntamente por dos de sus hijos, en el sector llamado La Unión de Wamblán, municipio de Wiwilí, departamento de Jinotega.

Mosaico CSI

Somos una organización comunicacional líder en audiencia, alcances e incidencia. Somos la principal y más confiable fuente de información.